Temas Especiales

02 de Dec de 2020

Economía

Preocupación por allanamientos fiscales

FRANCIA. Una disputa impositiva con Google Inc. en Francia da a las autoridades más poder para allanar oficinas locales de grandes multi...

FRANCIA. Una disputa impositiva con Google Inc. en Francia da a las autoridades más poder para allanar oficinas locales de grandes multinacionales, lo que genera un enfrentamiento respecto de cuánto deben a los países de la Unión Europea las compañías de Internet.

La Corte de Apelaciones de París dictaminó este mes que la ley francesa permite que los funcionarios confisquen documentos y datos de los servidores en el exterior de compañías, una práctica que los abogados dicen que se hará más común conforme los sitios web y de medios sociales obtengan una parte mayor de sus ganancias en el extranjero y a medida que crece la cantidad de grandes empresas que almacenan datos y administran programas en Internet en la ‘nube’ y no en servidores de un solo país.

‘Parece decirse que las fronteras no importan cuando los registros se almacenan en la ‘nube’, dijo a Bloomberg Jeffery Rasmussen, asesor impositivo del Tax Executives Institute, que tiene sede en Washington.

Los allanamientos impositivos a subsidiarias francesas de multinacionales han sido raras, y es probable que aumenten en tanto las autoridades impositivas adopten una actitud más enérgica en relación con sospechas de evasión y más países sigan el ejemplo de Francia en caso de que funcione, dijo BNA en un informe especial sobre el tema.

La prioridad de las autoridades son grandes compañías de Internet como Google y otras cuya empresa matriz se encuentre en jurisdicciones laxas en cuanto a impuestos como Irlanda, Suiza y los Estados Unidos.

Sólo se han autorizado unos centenares de allanamientos por año en el marco de las reglas, si bien la cantidad ha aumentado el último año conforme las autoridades impositivas toman medidas más enérgicas cuando sospechan evasión de impuestos o el establecimiento permanente gravable de una entidad extranjera en Francia, dijo Audrey-Laure Illouz, socia en París de Fidal Direction Internationale.

NUEVA DISPOSICIÓN

‘En la actualidad hay una verdadera disposición a adoptar esa vía en cuanto se sospecha la existencia de evasión’, dijo.

Las autoridades impositivas francesas auditan la contabilidad de las empresas cada tres a siete años. En esas auditorías, que no necesitan aprobación judicial, las multinacionales extranjeras que tienen registros contables en servidores del exterior deben poder proporcionar a los auditores franceses la información relevante que tienen en los servidores.

Los funcionarios impositivos tienen que proporcionar una lista de documentos y la compañía está obligada a presentarlos. Los auditores no están autorizados a acceder de forma directa a las computadoras de una empresa, la compañía auditada puede mantener un ‘diálogo antagónico’ con la autoridad y puede disputar todo ajuste de impuestos, dijo Illouz.

CASO GOOGLE

La decisión de Google —en Google Ireland, Google France Administration Fiscale— no modifica ese tipo de auditoría regular, dijo.

La investigación se realiza en momentos en que los funcionarios franceses se quejan de que Google y otros grupos de Internet de los Estados Unidos hacen negocios en Francia pero pagan poco o nada en concepto de impuestos. Los funcionarios han dicho que los gigantes de Internet eluden el pago de centenares de millones de euros de impuestos empresariales y al valor agregado en Francia debido a resquicios de las leyes de la Unión Europea y las normas impositivas internacionales de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos.