26 de Sep de 2022

Economía

Crisis en Colón paraliza el transporte de carga

PANAMÁ. Thomas Kenna, presidente de Panama Canal Railway Company, se preguntaba ayer cuáles argumentos utilizaría para convencer a dos n...

PANAMÁ. Thomas Kenna, presidente de Panama Canal Railway Company, se preguntaba ayer cuáles argumentos utilizaría para convencer a dos navieras de no tomar la drástica decisión de irse de Panamá.

‘Dígame, qué le puedo decir yo a las navieras para que no se vayan’, preguntaba justo antes de tomar un avión que lo llevaría a Miami, donde enfrentaría la difícil situación.

Las compañías, cuyo nombre no reveló, no entienden el porqué de los conflictos en Colón. En lo que va del año ya se han producido dos crisis que han afectado el transporte de carga por el área. Panama Canal Railway apenas recupera el 40% del movimiento de carga mermado en abril por un conflicto laboral de cinco días en Panama Ports Company. Tras la actual crisis, algunas navieras valoran si conviene o no quedarse en Panamá o mudarse a un país vecino más estable.

‘Aunque Panamá tiene la mejor conectividad y logística del área, no es la más barata ni la más segura en estos momentos y las navieras no entienden de conflictos’, dijo Kenna.

Los más de seis días de enfrentamientos en la provincia de Colón tienen varados a unos 36 barcos y a más de 7 mil contenedores, lo que ha provocado un congestionamiento en los puertos. En el área operan Manzanillo International Terminal, Cristóbal, Colon Container Terminal y el Puerto de Cruceros Colón 2000.

Las actividades del ferrocarril también han resultado afectadas. En tres días de paralización —dice Kenna— se han dejado de trasladar unos 4 mil contenedores, mientras que dos cruceros cancelaron los paseos de turistas que arribarían al puerto de Colón 2000 en los próximos días.

Lo que está pasando es ‘una tragedia para un país cuya carta de presentación al mundo es su plataforma logística, esto es algo que no se espera de una nación que busca posicionar sus puertos, conectividad y plataforma logística’, se quejó el empresario.

Países como Costa Rica, Colombia, Bahamas y Jamaica —por mencionar algunos— están aprovechando la situación en el istmo para vender sus bondades a las navieras. Se conoció que al menos una ya ha abandonado Panamá.

Willys Delvalle, presidente de la Cámara Marítima, aseguró que la situación ha provocado la pérdida de conexiones, pues los países usan a Colón como puente para llevar su mercadería a otros destinos. Pero los puertos están llenos de contenedores, lo que incluso expone a gastos adicionales y posibles reclamos por la no entrega oportuna y por la pérdida de productos. ‘La imagen de Panamá se deteriora una vez más y es difícil restablecer esa confianza, pues cómo le dices a un inversionista que siga en el país cuando está perdiendo millones de dólares’, afirmó Delvalle.

La carga paralizada en los barcos y los puertos no es exclusiva de Panamá. A nivel mundial el comercio se prepara para las fiestas de fin de año, hay desde contenedores refrigerados con pavos, jamones, mangos, piñas y enlatados hasta juguetes, ropa y árboles de Navidad, entre otros productos.

‘Panamá tiene puertos de calidad A, pero lo que está pasado ahora no es el mensaje que le queremos enviar a la comunidad marítima internacional’, insistió Delvalle.

Por día, solo en la Zona Libre de Colón (ZLC), las pérdidas se cuantifican en 30 millones de dólares. Fuera del área los costos de la crisis se calculan en 250 mil dólares al día, informó la Cámara de Comercio de la provincia.

Según Anacleto Ceballos, presidente del gremio, ya se han retirado tres barcos de contenedores a puertos de otros países. El movimiento de carga se ha visto interrumpido debido a que la Coordinadora de Carga de la ZLC apoya el paro convocado por empresarios en protesta por la venta de los terrenos.