06 de Oct de 2022

Economía

La libre competencia en el mercado

Las prácticas monopolísticas las llevan a cabo quienes ofrecen bienes y servicios en los mercados, y son perjudiciales para estos y para...

Las prácticas monopolísticas las llevan a cabo quienes ofrecen bienes y servicios en los mercados, y son perjudiciales para estos y para el consumidor. Estas conductas pueden ser de varios tipos, pero todas tienen en común que de alguna manera disminuyen la cantidad de opciones con las que cuenta el consumidor para realizar su consumo. A menor cantidad de empresas ofreciendo bienes y servicios, más alto será el precio que el consumidor pagará por ellos.

Una forma de reducir opciones de consumo, puede ser, inclusive, la existencia de los carteles empresariales. Con ello, las empresas cartelizadas se ponen todas de acuerdo para ofrecer a los consumidores, más o menos el mismo bien o servicio al mismo precio o para reducir la oferta. Otro ejemplo de reducción de oferta se da cuando una empresa lo suficientemente grande en el mercado decide impedir que otra empresa entre a competir. Esa obstrucción a la competencia, puede darse, por ejemplo, con precios predatorios, es decir, precios por debajo de los costos (a pérdida) que la empresa dominante introduce al mercado, haciendo imposible que cualquier otra empresa compita. Cuando ésta queda sin competidores, o sea sola, entonces sube los precios.

La cantidad de agentes económicos que ofrecen bienes o servicios a los consumidores no sólo depende de la posición que asuman las empresas competidoras en su lucha por el mercado. El Estado, al tomar decisiones, también crea distintos escenarios que promueven o no la entrada y participación de nuevas empresas competidoras a éstos. Los aranceles son ejemplo de esto, como también lo es cualquier exigencia o requisito que el Estado le imponga a las empresas para comercializar el bien o servicio, pues estos requisitos podrían entrar a funcionar como barreras para el ingreso de nuevas empresas oferentes de bienes y servicios a los consumidores. Lo peor es que puede darse el caso de que la condición que se impone para entrar a llevar a cabo la gestión empresarial en el mercado, puede no tener una razón de ser de peso e inclusive ser de corte proteccionista a favor de algún sector económico.

Ante estas situaciones, la Acodeco tiene la posibilidad de realizar estudios sobre el comportamiento del mercado para detectar distorsiones en el sistema de economía de mercado y propiciar su eliminación mediante la formulación a la entidad respectiva, de recomendaciones sobre medidas legislativas o administrativas encaminadas a su corrección.

El autor es administrador de Acodeco

COLUMNISTA