Temas Especiales

01 de Jun de 2020

Economía

Ipacoop presenta querellas penales

PANAMÁ. Las advertencias que lazó Ana Gisselle Rosas, directora de Ipacoop, —sobre acciones penales de encontrarse pruebas sobre mal man...

PANAMÁ. Las advertencias que lazó Ana Gisselle Rosas, directora de Ipacoop, —sobre acciones penales de encontrarse pruebas sobre mal manejo administrativo en la Cooperativa de Servicios Múltiples de Puerto Armuelles, R.L. (Coosemupar)— no son quimeras.

Por orden de Rosas se han interpuesto tres querellas contra seis personas que enfrentaron procesos administrativos y/o que en su momento fueron interventores de Coosemupar.

La cooperativa, que desde febrero de 2010 está en proceso de liquidación, fue intervenida desde la administración de Mireya Moscoso cuando sus miembros y tierras producían en la provincia de Chiriquí el llamado ‘oro verde’.

Hasta el momento, en el Ministerio Público reposan las denuncias contra Hirisnel Sucre, José Morales Caballero, Alfonso Cuomo, Rodrigo Spigel, Diomedes Moreno y Elvira Virzi Vallarino.

Rosas explicó que hay querellas individuales y colectivas, pero que solo la demanda de lesión patrimonial, de ser a favor de la Cooperativa, le podría generar $254 mil, y otros $234 mil por estafa agravada.

El nombre del interventor que llamó la atención de los fiscalizadores fue el de Hirisnel Sucre, ya que —se presume— vendió y exportó banano sin que fuera reportado en libros. Mientra que otros interventores no tomaron las decisiones adecuadas y depositaron demasiada confianza en la gerencia, permitiéndole a otros ejercer la función que les correspondía, explicó la directora del Ipacoop.

Todos los procesos se han interpuesto desde el 2010 y mientras se sigan dando hallazgos, se seguirán interponiendo las denuncias ante las autoridades pertinentes para deslindar responsabilidades. Lo mismo ocurrirá con el resto de las cooperativas intervenidas, siempre que se encuentren pruebas de malos manejos.

LA COOSEMUPAR EMPIEZA A RECIBIR DINERO

Dentro de su proceso de liquidación, la Coosemupar empieza a captar dinero procedente de las cuentas por pagar, así como las que provendrían de los tribunales arbitrales.

Recientemente, un fallo de un laudo arbitral a su favor señala que la empresa veragüense Carnes RS, S.A. debe pagarle a la cooperativa $900 mil. Ello producto de que supuestamente Hirisnel Sucre firmó un finiquito —documento que exime del pago a la contraparte— sin la previa autorización del Ipacoop, así como la venta del banano.

‘Aunque el interventor es quien dirige y administra la cooperativa intervenida y esta, a su vez, asume el salario del interventor, es por órdenes del Ipacoop que se realiza cualquier tipo de gestión. En ese caso particular, cualquier tipo de venta u acción similar debía estar autorizada por el Instituto’, aclaró Rosas.

Los dineros que capte la Coosemupar no serán distribuidos entre los extrabajadores debido a que la comisión liquidadora también debe saldar las cuentas por pagar. La Coosemupar tiene cuentas por cobrar de $19 millones y adeuda igual cantidad.

Las deudas que aún pesan para la cooperativa son la cuenta de la energía eléctrica y otras similares por $5 millones, adicionales a los $14 millones que le debe a la Caja de Seguro Social.