Temas Especiales

10 de Apr de 2021

Economía

La quinta Cumbre de los BRICS

El 26 del corriente marzo de 2013 se dio comienzo a una reunión en la Sudáfrica de Mandela y del oprobioso Apartheid británico que termi...

El 26 del corriente marzo de 2013 se dio comienzo a una reunión en la Sudáfrica de Mandela y del oprobioso Apartheid británico que terminó hace unos años. Allí se celebró la cita de los más altos representantes de los gobiernos de Brasil, China, India y Rusia, que constituyen el grupo de los llamados BRICS, interesados en lograr progresos que impulsen la cooperación dentro de este grupo de naciones. Parte del enfoque de esta reunión se centró en las reformas de las instituciones supranacionales.

El Primer ministro indio M. Singh adelantó que se profundizará en la cooperación intra-BRICS y ‘cumplir con nuestras responsabilidades internacionales’. Esto está por verse, ya que China no acata ni da señales de cumplir con el Protocolo de Kyoto y las emisiones de gases de efecto invernadero que tantos daños y vidas ha cobrado, cuyos mayores generadores son EEUU y China.

El tema de fondo de esta Cumbre es ‘Asociación para el desarrollo, integración (tan necesaria si es para el bien común y no para la defensa de intereses económicos divorciados del humanismo por la explotación infame) y la industrialización’.

Brasil tenía que jugar su papel integracionista, tomando en cuenta, a la par, a sus socios de Indoamérica —Sur, Centro y el Caribe—. Existen intereses saludables en este grupo, tomando en cuenta sus antecedentes, cuando dos de ellos se independizaron del imperio Inglés, otro estuvo envuelto en la disolución de la URSS (Rusia) —sin pena ni gloria— que ahora tratan de acorralarla militar y económicamente, y, una China maltratada, que soportó invasiones y que viene proponiendo y desarrollando un proyecto exitoso que la tiene liderando el mundo en muchos aspectos y que necesita y quiere seguir creciendo.

Cada uno de estos tres gigantes pueden tirar cada uno para su lado, aunque, como vecinos tienen intereses geopolíticos comunes. De allí que Brasil debe estar claro en su participación y objetivos, teniendo en cuenta sus compromisos y solidaridad con sus hermanos en América. El Presidente Putin ha promulgado que Rusia —‘está a favor del posicionamiento de los BRICS en el sistema mundial (capitalista), como un ‘nuevo’ modelo de relaciones globales ‘construidas’ encima de las viejas líneas Oriente-Occidente o Norte-Sur’— Rusia se apoya en el creciente peso de estos países en la economía mundial y en que ‘sus’ intereses estratégicos, coincidan con los demás integrantes del grupo BRICS, algo que no se digiere fácilmente.

Los BRICS es un grupo de economías que, en total representan el 43% de la población mundial, el 30% de la superficie terrestre, el 18% del PIB global y el 35% de las reservas de divisas, o sea, unidos tienen un peso especifico respetable. Es de hecho una potencia mundial de mercado, con poder nuclear, dos elementos que vienen siendo utilizados por Estados Unidos, la Unión Europea y Japón para imponer reglas a su acomodo en el mundo.

Seguramente, este grupo debe tener consideraciones especiales para los bloques americanos emergentes como lo son MERCOSUR, CELAC, ALBA cuyo modelo de proyecto incluyente, prevée, entre otras cosas valiosas, el uso de moneda propia de intercambio, el sucre, iniciativa que toman como efectiva los BRICS, siendo economías y mercados que se necesitan y complementan pues estos asumirían el yuan.

Todas estas iniciativas de estados e intercambio, favorecen ir independizando al mundo de hegemonías excluyentes, absurdas, que han venido imponiendo divisiones y su ley de preferencias y dominio tripolar con las consecuencias que arrastran al mundo actualmente.

INTERNACIONALISTA