Temas Especiales

23 de Nov de 2020

Economía

Bancos con bajas calificaciones

WASHINGTON. Los legisladores estadounidenses están logrando avances en convencer a los operadores de derivados de que los contribuyentes...

WASHINGTON. Los legisladores estadounidenses están logrando avances en convencer a los operadores de derivados de que los contribuyentes no rescatarán a los bancos más grandes si se produce otra crisis financiera.

De los siete bancos estadounidenses que, según Moody’s Investors Service, tienen calificación más alta por un supuesto respaldo del gobierno, las permutas de riesgo crediticio sobre cinco de ellos, incluidos Goldman Sachs Group Inc. y JPMorgan Chase Co., se negocian como si estos estuvieran calificados dos escalones más abajo, muestran los datos de Moody’s Analytics. La agencia de calificación planea actualizar esas presunciones para fin de año, llevando a los analistas de UBS AG a prever rebajas de nota.

La Federal Deposit Insurance Corp. (FDIC, en inglés) está trabajando en un proyecto de rescate que impondría pérdidas a los acreedores de las compañías controlantes de los bancos para recapitalizar sistemáticamente a las unidades operativas importantes que enfrentaran una debacle, dijo Moody’s en un informe del 27 de marzo. El presidente de la Reserva Federal, Ben S. Bernanke, el mes pasado señaló que el mercado de permutas está indicando alguna probabilidad de quiebra bancaria.

‘La FDIC está decidida a reducir el riesgo de las instituciones demasiado grandes para quebrar’, declaró Edward Marrinan, estratega de crédito macro de RBS Securities de Stamford, Connecticut. Aunque Moody’s aún no ha decidido si bajará las calificaciones, ‘el mercado ya lo hizo y entiende que este es un avance significativo en la forma de evaluar el perfil de riesgo de los bancos’, añadió.

Las permutas de riesgo crediticio ligadas a Goldman Sachs, JPMorgan, Citigroup Inc., Morgan Stanley, Bank of America Corp. y Wells Fargo Co., las seis mayores compañías controlantes de bancos de los EEUU, se negocian a un promedio de 25 puntos básicos más que un índice de referencia vinculado a las compañías estadounidenses.