Temas Especiales

26 de May de 2020

Economía

Lanzan programa de semillas biofortificadas

PANAMÁ. En los próximos cinco años el gobierno invertirá $875 mil en la multiplicación de semillas biofortificadas de arroz, maíz, frijo...

PANAMÁ. En los próximos cinco años el gobierno invertirá $875 mil en la multiplicación de semillas biofortificadas de arroz, maíz, frijol (poroto), camote, yuca, zapallo y frijol vigna (frijol chiricano) en las áreas comarcales para erradicar la anemia y que posteriormente podrán aplicar una agroindustria de esos cultivos a nivel nacional.

La iniciativa, denominada Agro Nutre Panamá, fue lanzada ayer como estrategia nacional para salvaguardar la seguridad alimentaria del país a través del abastecimiento de alimentos básicos con alto nivel nutricional, ya que cuentan con mayores porcentajes vitamínicos como hierro, aminoácidos, lisina, triptófano, betacarotenos y zinc.

El presupuesto servirá para que el Instituto de Investigación Agropecuaria de Panamá (IDIAP), junto a otras entidades gubernamentales, le proporcione a los productores indígenas de manera gratuita —inicialmente— las semillas para que multipliquen los siete alimentos que comprende el proyecto de biofortificación.

MECÁNICA

Inicialmente las semillas biofortificadas serán multiplicadas por cerca de 500 productores indígenas, a quienes se les brindará sistemas de extensionismo para un manejo adecuado de los cultivos. Los primeros rubros del programa son: arroz, maíz, poroto y camote; mientras que el próximo año (2014) se liberarán las variedades de yuca, zapallo y frijol chiricano.

El programa de biofortificación arranca con la producción de 650 quintales de arroz e igual cantidad de maíz, además de 30 quintales de poroto.

Técnicos del IDIAP explican que los suelos de las zonas comarcales tienen la particularidad de que contienen los nutrientes necesarios para que las plantas desarrollen los niveles de vitaminas para la biofortificación, no así los suelos que se utilizan para la agricultura tradicional en otras regiones y que no son óptimos —por ahora— para este programa y de allí que se requiera la multiplicación de las semillas biofortificadas y que puedan entrar al mercado nacional para su consumo.

Paulo Ducasa, director general del IDIAP, explicó que el programa intergubernamental debería erradicar la anemia en un término de siete años, y luego se vislumbra la posibilidad de que estas semillas multiplicadas y consumidas en las comarcas sean agroindustrializadas y de provecho para la producción nacional.

‘La idea es que el alimento que se prepare constituya nutricionalmente la ingesta de un vaso de leche’, destacó el ingeniero.

Estas semillas tienen el mismo precio y con ellas se genera el mismo costo de producción por hectárea que aquellas que se comercializan en el mercado local, ‘no debe darse ninguna especulación en el tema’, aseguró Ducasa.

El 98% de la incidencia de la pobreza general en Panamá se concentra individualmente en las comarcas Ngäbe-Buglé, Guna Yala y Emberá.