Temas Especiales

03 de Mar de 2021

Economía

Se estancan las negociaciones

WASHINGTON. Las negociaciones en el Congreso estadounidense para resolver el estancamiento fiscal mantenían el martes a los líderes legi...

WASHINGTON. Las negociaciones en el Congreso estadounidense para resolver el estancamiento fiscal mantenían el martes a los líderes legislativos y al presidente Barack Obama en la búsqueda desesperada de un mecanismo que permita reabrir el Gobierno federal y elevar el límite de endeudamiento del país.

En medio de las negociaciones, la agencia Fitch Ratings advirtió que podría rebajar la nota crediticia soberana ‘AAA’ de Estados Unidos, citando el punto muerto en el que han caído sucesivamente las negociaciones en Washington.

Fitch reiteró que el retraso en incrementar la capacidad de endeudamiento estadounidense plantea interrogantes sobre la plena fe y crédito de Estados Unidos para cumplir con sus obligaciones.

Los republicanos de la Cámara de Representantes dijeron que intentarían una nueva aproximación después de que su primer intento no tuvo éxito. Pero diferencias con una propuesta del Senado podrían complicar los prospectos de una aprobación final antes del 17 de octubre, cuando el Tesoro de Estados Unidos alcanzará su límite de endeudamiento.

El primer plan alternativo de los líderes de la Cámara de Representantes encabezada por los republicanos no logró el apoyo suficiente en una reunión a puertas cerradas por la mañana.

La paralización del Gobierno comenzó el 1 de octubre y llevó a que cientos de miles de trabajadores federales sean obligados a tomar licencia. ‘Hay un montón de opiniones sobre la dirección que debemos tomar. No hay una decisión sobre exactamente qué haremos’, dijo a periodistas el presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, tras una reunión.

‘Vamos a seguir trabajando con nuestros miembros de las dos cámaras para tratar de asegurarnos que no se produzca un default y que se reabra el Gobierno’, agregó.

El Senado puso fin a las discusiones sobre su propio plan hasta que los representantes republicanos elaboren una vía alternativa antes de la fecha límite del 17 de octubre.

Los líderes del Senado han estado cerca de alcanzar un acuerdo que reabriría el Gobierno y ampliaría el límite de endeudamiento fiscal hasta comienzos del 2014.

Los republicanos han propuesto un plan que difiere en algunos detalles del que considera el Senado, pero fue rápidamente rechazado por la Casa Blanca y los demócratas, que tienen la mayoría en el Senado. El Departamento del Tesoro usó la advertencia de Fitch para presionar al Congreso.