Temas Especiales

03 de Apr de 2020

Economía

Inversión internacional se afecta por atraso del Canal

PANAMÁ. Más de un país se desvela por la amenaza de un retraso en los trabajos de la ampliación del Canal de Panamá. Y esto se debe a lo...

PANAMÁ. Más de un país se desvela por la amenaza de un retraso en los trabajos de la ampliación del Canal de Panamá. Y esto se debe a los billones de dólares que han invertido para adaptar sus infraestructuras portuarias, para para el paso de los barcos Post-Panamax.

Costa, Estados Unidos, Colombia, Jamaica, Bahamas, El Salvador, República Dominica y hasta Cuba, temen que el conflicto entre el consorcio que construye la ampliación y la Autoridad del Canal de Panamá afecten sus inversiones, que van desde los $220 millones hasta mil millones en adecuaciones portuarias.

Miami fue una de las ciudades que puso toda su confianza en el proyecto y en los frutos que generaría al comercio mundial la construcción de un Tercer Juego de Esclusas, invirtiendo $220 millones para adaptar su puerto para el paso de buques portacontenedores. Adicional, puso $1,000 millones para construir un túnel que conectará con una red de autopistas, para transportar los contenedores de los barcos.

BIDEN

Estados Unidos apostó al proyecto porque es una inversión que beneficiará de forma extraordinaria la economía mundial, manifestó Joseph Biden, vicepresidente del país norteño en su reciente visita a Panamá. Después del viaje, el vicepresidente solicitó $8.2 billones para continuar impulsando el desarrollo portuario en EEUU.

OTROS PAÍSES

Colombia también ha hecho grandes inversiones en sus puertos. El vecino país busca convertir a los puertos de Buenaventura, en el Pacífico, y Cartagena, en el Atlántico, en el centro de transbordo de los Post-Panamax. Su inversión está sustentada en que actualmente Cartagena acapara un importante porcentaje del tránsito de contenedores. En el futuro prevé que aumentará la demanda cuando culmine la ampliación. En Colombia ‘también se ha desarrollado una industria de servicios de mantenimiento y reparación, y se está formando un centro de servicios integrales que es muy útil para las navieras’, señaló el presidente de la Agencia Nacional de Infraestructura de este país, Luis Fernando Andrade en una entrevista a BBC.

En adición, Cuba, República Dominicana, Jamaica y Bahamas compiten por convertirse en el hub de transbordo de los buques en el Caribe.

Para lograrlo, estos países han desembolsado millonarias sumas de dinero para la ampliación de terminales de contenedores, adquisición de monstruosas grúas y dragados y obras vinculadas a la industria marítima.

En la región, Costa Rica y El Salvador también se unen a los que compiten por ofrecer el mejor servicios a los Post-Panamax.

RONDA LA INCERTIDUMBRE

El optimismo de estos países se ha visto marchitado por la incertidumbre generada por los conflictos entre el contratista que construye la obra y la ACP, por demandas de sobrecostos por $1,600 millones. La ACP había planificado que inicialmente el tránsito por el Canal de Panamá sería de 13,365 a 15,331 naves, del 2014 al 2015, lo que significaba un aumento de 15% en solo un año. Frente a la amenaza de un retraso en los trabajos de ampliación del Canal el panorama es distinto. ‘De haber un atraso se van a afectar muchos usuarios del Canal, que ya están diseñando sus rutas con miras a mediados del 2015’, aseguró Willys Delvalle, presidente de la Cámara Marítima de Panamá. Las proyecciones económicas se verán afectadas, concluye Fernando Aramburú Porras, economista.

El proyecto de ampliación del Canal de Panamá se planificó inicialmente a un costo de $5,250 millones.