Temas Especiales

28 de Nov de 2020

Economía

Buscan alternativas para Escocia

LONDRES. Una eventual independencia de Escocia afectaría a la economía de esa región y también al equilibrio político del Reino Unido, s...

LONDRES. Una eventual independencia de Escocia afectaría a la economía de esa región y también al equilibrio político del Reino Unido, señaló el Instituto Nacional de Investigación Económica y Social (NIESR, siglas en inglés).

Este instituto independiente dio a conocer en Edimburgo una serie de documentos sobre las consecuencias para Escocia y para el Reino Unido de una victoria del ‘sí’ en el referéndum que se celebrará el próximo 18 de septiembre.

Los expertos de esta organización evalúan en sus distintos textos la situación económica, fiscal, monetaria o política de la eventual secesión.

‘El resultado del referéndum puede tener importantes consecuencias para el resto del Reino Unido y ciertamente para el mundo. El equilibrio político del poder en el resto del Reino Unido puede cambiar decisivamente con la pérdida de 59 diputados escoceses en Westminster (Parlamento)’, afirma el NIESR.

Esta pérdida de diputados, añade, puede tener un impacto para los partidos porque muchos parlamentarios de circunscripciones escocesas son laboristas.

PROS Y CONTRAS

Para los expertos, la independencia puede traer oportunidades para Escocia, pero también desafíos.

Aunque por un lado un Gobierno escocés podría elegir su propio marco económico, social y político, por otro Escocia ya no se beneficiaría de asuntos de más riesgo, como la defensa.

Según argumentan, si Escocia fuera independiente, necesitaría utilizar un complejo sistema de análisis para evaluar su crecimiento económico y la fortaleza de su recaudación fiscal.

Esta situación responde al hecho de que la economía de Escocia, al igual que la de Noruega, se beneficia de los ingresos procedentes del petróleo, cuyos precios tienden a fluctuar, y a que, al igual que Irlanda, una importante parte de su economía es de propiedad extranjera, explican.

‘Necesitamos saber cuánto de lo que se produce dentro del territorio de Escocia se queda finalmente aquí, en lugar de ser repatriado al extranjero, así como ver cuánto de lo que los escoceses ganan en el extranjero es traído a Escocia’, agregan.

POLÍTICA MONETARIA

Según el instituto, se evaluaron tres opciones monetarias: formar parte de una zona libra esterlina, la adopción del euro y la de tener una moneda totalmente independiente.

Sin embargo, ‘ninguna de las opciones es la mejor para el país’, puntualizaron los expertos.