Temas Especiales

24 de Jan de 2021

Economía

Soñar y la responsabilidad de cumplir los grandes proyectos

Chris Gardner expuso su vida como un ejemplo y aseguró que ser millonario siempre fue su ‘plan A’.

El empresario y conferencista Chris Gardner no decepcionó en su presentación en Panamá, un concurrido evento que tuvo lugar en el Panama Convention Center, y mantuvo su discurso motivacional entre anécdotas sobre la película ‘En busca de la felicidad’ y su testimonio de vida, de cómo pasó de ser un padre desamparado a un exitoso empresario.

Con palabras de aliento, expresó una filosofía de vida muy marcada: ‘la libertad de realizar los sueños viene con la responsabilidad de hacerlos bien’.

Para él, existen tres grandes ejemplos de que cuando se persigue un sueño no se debe enfocar nunca en el plan B, mantener el plan A como prioridad y no desviarse de él jamás: Michael Jordan como campeón en la NBA, Oprah Winfrey como la presentadora más famosa de la televisión y Barack Obama como presidente de los Estados Unidos. El plan B es ‘basura’.

Gardner compartió que convertirse en padre fue lo más maravilloso de su vida. Cuenta que él no tuvo una figura paterna, que su padrastro le recordaba todos los días violentamente que no tenían la misma sangre y que el no tenía papá. Por eso, se prometió, cuando sólo tenía 5 años de edad, que sus hijos sabrían quién era su padre. ‘Eso fue parte de mi genética espiritual’, dice y explica que esto consiste en el espíritu esencial en cada persona.

En la película adaptaron la edad de su hijo Christopher para poder incluir diálogos, y por eso utilizaron al hijo de Will Smith, Jaden, de 5 años de edad, aunque en realidad su hijo al momento de estar desamparados tenía sólo 14 meses’. ‘Cuando tenía dudas a cerca de la película, y del impacto que estaba teniendo, alguien me dijo: ‘esto no tiene que ver contigo, tiene que ver con cada padre que tuvo que ser madre y cada madre que tuvo que ser padre en algún momento y cada persona que tiene un sueño y no renuncia a él’, indicó Gardner cuando relataba los detalles del filme y el éxito que aún tiene’.

El conferencista reconoció que ver el éxito ajeno siempre lo inspiró para trabajar por su crecimiento y que, en lugar de acomplejarse, convirtió todos los sueños de su vida en unas metas que paso a paso iría construyendo poniendo como prioridad la consecución de esas ilusiones.

Gardner, el mismo que encontró una gran motivación de ser millonario en un hermoso Ferrari rojo, fundó una empresa de inversiones, la vendió y con lo conseguido en esta venta, apoyado en un trabajo constante, ha logrado su fortuna.

Ahora, anunció que después de la gran repercusión que tuvo la película se convirtió en una franquicia, ‘y es por eso que viene en camino la secuela’. ‘La película fue genial, el libro es genial, el negocio genial, pero lo más importante que he hecho en mi vida es romper ese ciclo de padres que no cuidan a sus hijos’.

Al final del evento, se quedó en silencio ante la audiencia y dijo: ‘responderé una pregunta que muchos me han hecho y que de seguro ustedes tienen en la cabeza: ¿qué pasó con tu exesposa?’, y la respuesta es ¿a quién le importa?’. Así, entre risas culminó la charla.