Temas Especiales

21 de Jan de 2021

Economía

Ngäbes exploran los cultivos in vitro para producir

Las etnias han aprendido a reproducir desde verduras hasta plantas medicinales

Yessica Caito es una joven señora que pertenece a la etnia ngäbe y que fue capacitada por especialistas del Instituto de Investigación Agropecuaria de Panamá (IDIAP) en la técnica de propagación in vitro, para multiplicar vegetales y plantas medicinales.

Desde hace cuatro años, la joven indígena ha desarrollo con destreza este trabajo en el Laboratorio de Tejido Vegetal, ubicado en el Subcentro del IDIAP en San Félix, en la provincia de Chiriquí.

Caito aprendió esta técnica a través de la docencia de la ingeniera Carmen Bieberach, que le enseñó cómo multiplicar rubros como yuca, ñame, ñampí, dashin , camote, plátano y plantas medicinales que han aportado datos a la investigación agropecuaria que realiza el IDIAP en apoyo de los productores de la comarca Ngäbe Buglé.

Caito explica que ‘la propagación in vitro es una técnica en la que se utilizan segmentos a partir de las plantas y se cultivan en medios nutritivos, en condiciones controladas de luz y temperatura’. Destaca que esta técnica ‘permite una multiplicación masiva en poco tiempo de plantas sanas y uniformes’.

El material que se va a multiplicar es solicitado por el técnico, se establece en fincas de productores para fines de investigación y todas estas plantas saneadas pasan a manos del productor de la comarca’, explica Caito. ‘Todas las plantas que sacamos del laboratorio a través de la técnica de propagación in vitro están saneadas, libres de enfermedades, lo que aporta grandes beneficios a los productores de la etnia ngäbe, con los que trabaja conjuntamente el IDIAP’.

Por medio de estos trabajos realizados en el Laboratorio de Tejido Vegetal del IDIAP en San Félix, se ha logrado la producción de semilla sana, la multiplicación de cultivos difíciles de propagar, la preservación de plantas valiosas en peligro de desaparecer y el mejoramiento genético, y todo ello de manos ngäbe capacitadas para tal fin.

La capacitación y adiestramiento del recurso humano forman parte esencial del proyecto Ngäbe Buglé desarrollado por el IDIAP que ha beneficiado aproximadamente a 800 productores o asociaciones, tan solo con los aportes hechos en el Laboratorio de Tejido Vegetal.