Temas Especiales

27 de Jan de 2021

Economía

Chile y México, a la cabeza del crecimiento económico global

La organización da por sentado la recuperación económica de México impulsada por Estados Unidos.

Chile y México figuran, tras Corea del Sur, en el trío de cabeza de los países de la OCDE que mayor crecimiento económico van a tener tanto este año como el próximo, según las nuevas previsiones semestrales del organismo publicadas ayer.

En su informe de Perspectivas, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) calcula que el conjunto de sus 34 miembros crecerá un 2.2% en 2014 (una décima más de lo esperado en noviembre) y un 2.8% en 2015 (también una décima más). Pero de entre todos ellos destaca por su evolución positiva Corea del Sur, cuyo producto interior bruto (PIB) aumentará un 4% este año y un 4.2% el próximo.

Inmediatamente a continuación se sitúa Chile, que los dos últimos años había sido el primero de la lista y que tendrá que conformarse con el segundo puesto, con un ascenso del PIB del 3.6% en 2014, nueve décimas menos de lo que la organización había indicado en noviembre, y un 4.2% en 2015, frente al 4.9% que había anticipado anteriormente.

La disminución de las expectativas en Chile tiene en cuenta la ralentización que experimenta su economía desde la segunda mitad de 2013, en gran medida por la caída de los precios del cobre ante la menor demanda de China. El descenso de la cotización del cobre ha tenido entre otras consecuencias la devaluación del peso chileno, que ha contribuido al encarecimiento de la energía y los alimentos.

México, por su parte, crecerá un 3.4% en 2014, de la mano de la remontada que se constata en Estados Unidos, pero también por los efectos del estímulo fiscal, lo que en cualquier caso supondrá cuatro décimas menos de lo pronosticado a finales del pasado ejercicio. Para 2015, la subida del producto interior bruto (PIB) debería acelerarse hasta el 4.1%, una décima menos de lo que se había indicado hace seis meses.

La OCDE da por hecho que la economía mexicana se va a recuperar del bache sufrido en 2013 —sobre todo a causa de Estados Unidos— y subraya que las diversas reformas estructurales que se están aprobando, y en particular las de la energía, el sector financiero y las telecomunicaciones, ya están reforzando la confianza empresarial y mejorando el clima para la inversión privada.

‘Estamos viendo no sólo una recuperación, sino (....) el resultado de todo este excepcional paquete de reformas que todavía se están discutiendo y negociando’, dijo al respecto el secretario general de la OCDE, el exministro mexicano Ángel Gurría.

Como es ‘una de las grandes economías del mundo’, añadió Gurría, ‘el hecho de que hayan logrado estos consensos no sólo le va a ayudar a México, sino que es una forma de decirle al mundo entero que se pueden lograr los consensos cuando la sociedad se pone de acuerdo y tiene claras las prioridades’.

Aunque Brasil no pertenece a la OCDE, la organización también le dedica un capítulo en su informe, por ser una de las grandes economías emergentes, y en este caso los augurios son menos halagüeños: aventura que su actividad aumentará un 1.8% en 2014 (cuatro décimas menos de lo que había previsto en noviembre) y un 2.5% en 2015 (tres décimas menos). Esa corrección a la baja da cuenta de la ralentización de la demanda procedente de otros países emergentes y del endurecimiento de las condiciones monetarias con la consiguiente presión inflacionista.

Será la demanda externa, conforme se confirme la recuperación global, la que tirará de la economía del gigante suramericano, mientras que el consumo privado se mantiene constreñido por los altos tipos de interés. Eso, unido a las incertidumbres por las elecciones presidenciales de octubre, también afectará a la inversión, que se prevé menos dinámica que el pasado año.

Para la zona euro, la OCDE ha modificado al alza sus estimaciones hasta el 1.2% este ejercicio (frente al 1% avanzado hace seis meses) y al 1.7% el próximo (comparado con el 1.6%).

En el caso de Estados Unidos, el cambio es a la baja para este año y al alza el próximo, pero con valores que en cualquier caso siguen siendo notablemente más elevados: 2.6% (en lugar del 2.9% avanzado en noviembre para 2014) y 3.5% frente al 3.4% para 2015.