Temas Especiales

07 de Jun de 2020

Economía

Trasladando la sustentabilidad a los salarios de los empleados

Un reporte de Demos puso sobre el tapete la honda brecha existente entre las bonificaciones de presidentes versus operarios de restaurantes

Las cadenas de comida rápida están compitiendo entre sí por los títulos de la más sustentable y saludable.

McDonald’s, Burger King y KFC, por ejemplo, han lanzado iniciativas enfocadas en esto.

Sin embargo, las prácticas no parecen extenderse a sus colaboradores. Un reporte de la empresa consultora estadounidense Demos reveló la abismal brecha entre los salarios de los trabajadores y los de sus directores.

El estudio, publicado en CSRwire, descubrió que la disparidad en Estados Unidos tiene una proporción de 1200:1, tres veces más que en otras industrias donde la diferencia se considera problemática.

Catherine Ruetschlin, autora del reporte, afirma que un buen ejemplo de esto es la cadena Chipotle, que tiene dos directores, cada uno con un salario de 25 millones de dólares al año.

Recientemente, los accionistas de la empresa votaron en contra de ratificar el plan de compensaciones ejecutivas, y para Ruetschlin esta es una buena noticia.

McDonald’s, por otro lado, no tuvo un buen año, y aún así el salario de su presidente llega a las decenas de millones de dólares. Lo mismo sucede con Yum! Brands, la compañía dueña de KFC, que en 2013 tuvo un gran problema al encontrarse pollo contaminado en China. A pesar del escándalo, el presidente se llevó 22 millones, y el director en China recibió 20 millones.

Este tipo de errores le hubiera costado a un empleado con menor rango su trabajo, o al menos un castigo económico, lo cual no sucede entre los altos ejecutivos.

Según Ruetschlin, este tipo de políticas es una mala estrategia de negocios, al no reconocer dónde se genera el valor y la sustentabilidad a largo plazo para las marcas y las empresas.