Temas Especiales

27 de May de 2020

Economía

Energía sucia y barata, la favorita del mundo

El carbón dominó el año pasado los mercados mundiales de energía al cubrir la mayor proporción de la demanda desde 1960

Energía sucia y barata, la favorita del mundo
Desde China hasta Alemania, el carbón es el combustible de preferencia por su bajo costo.

El carbón dominó el año pasado los mercados mundiales de energía al cubrir la mayor proporción de la demanda desde 1960, lo cual lo convierte en el combustible fósil de crecimiento más rápido, según un informe anual de BP Plc.

El consumo creció 3% el año pasado, impulsado por el uso de carbón en los países en vías de desarrollo, según una declaración de la tercera mayor compañía petrolera de Europa. La utilización de energías renovables como la solar y la eólica también alcanzaron un récord, dado que cubrieron el 2.7% del total de la demanda de energía.

Las conclusiones son otro indicio de que los consumidores priorizan los combustibles baratos en detrimento de los esfuerzos por contener la emisión de gases de invernadero responsables del calentamiento global. El carbón es el combustible fósil más sucio, y su utilización creció en compañías de servicios desde China hasta Alemania.

‘Europa aumenta sus emisiones de carbono porque usa demasiado carbón debido a que es barato’, dijo Simon Henry, el máximo responsable financiero de Royal Dutch Shell Plc.

La participación del carbón en el uso global de energía llegó a 30.1%, apenas por debajo del 32.9% del petróleo crudo, que perdió participación por 14º año consecutivo. China fue el mayor consumidor del mundo de carbón, seguido por los Estados Unidos e India.