Temas Especiales

01 de Jun de 2020

Economía

Panamá es el país más desigual en los salarios del gobierno

Un estudio reveló la brecha de compensación entre los funcionarios públicos, producto de un sistema salarial ‘discrecional’

Panamá es el país más desigual en los salarios del gobierno
Panamá es el país más desigual en los salarios del gobierno

En comparación con América Latina, el Caribe y los 34 países que integran la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), Panamá es la nación con la mayor desigualdad de salarios en el sector público.

El estudio, realizado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y la OCDE, compara la diferencia salarial entre los altos directivos y los mandos medios del gobierno, que incluyen a profesionales y administrativos.

Según el análisis, mientras que en los países de la OCDE la diferencia salarial en el sector público es de 32% y en América Latina y el Caribe de 46%, en Panamá la brecha alcanza un 154%.

Esto indica que, con respecto a los países de la OCDE, la diferencia en Panamá es cinco veces superior y tres veces mayor con respecto a Latinoamérica y el Caribe. En Colombia, por ejemplo, la diferencia salarial es sólo de 14%.

En contraste, los funcionarios panameños de rangos medios y bajos, entre ellos administradores, operativos, ejecutores y demás (identificados como D2 en la gráfica), están entre los que menos ganan en toda la región, junto a los de Costa Rica.

PLANILLA A LA MEDIDA

El sueldo público promedio de los 205,119 empleados públicos contabilizados hasta abril del 2014 es de 999 dólares, según cifras oficiales.

Pero la ‘equidad’ no es un factor que pese tanto a la hora de establecer las remuneraciones de los empleados públicos. Por ejemplo, un asistente administrativo categoría 1 eventual en el Ministerio de Vivienda gana 700 dólares, mientras que otro obtiene 2 mil dólares por el mismo puesto, ambos con igual fecha de inicio. ( Ver foto ).

Mientras Colombia tiene un sistema unificado de pagos y escalafones para salarios estatales, Panamá ‘tiene un sistema más flexible’, esboza el estudio.

Según el excontralor Alvin Weeden, al no existir una ley general de salario, el sistema de nombramientos se convierte en un tráfico de influencias. ‘Esto se corrige nivelando los salarios para que vayan de acuerdo a la categoría, experiencia y años de servicio, y no a la discrecionalidad de quien lo nombre’, explicó.

CARRERA ADMINISTRATIVA, LETRA MUERTA

El excontralor Weeden indicó que la ley de carrera administrativa, la estabilidad laboral y la ley general de salarios deben ir en mancuerna para corregir el mal uso de los fondos públicos a través de los salarios gubernamentales. ‘Los gobiernos sólo aplican la carrera administrativa para meter a su gente y ya’, puntualizó.

En cuanto a la nueva ley de indemnización por despido a los empleados públicos, Weeden acotó que fue un ‘despropósito de este gobierno’, porque en vez de darle estabilidad a los funcionarios, ‘se crea una indemnización que permite despedir indiscriminadamente a los servidores públicos, patrocinando el clientelismo político’.

BAJA CARGA IMPOSITIVA

Para Edwin Lau, jefe de la reforma del sector público en la OCDE, las buenas prácticas del gobierno son críticas para el desarrollo económico, para resistir los embates y fomentar el bienestar ciudadano.

Gustavo García, economista de Gestión Fiscal y Municipal del BID, contextualizó el informe en la necesidad de que los gobiernos de la región se enfoquen en el espacio fiscal para aumentar la recaudación impositiva, infraestructura básica y mitigación de choques económicos.

Planilla