Temas Especiales

22 de Oct de 2020

Economía

La comida que se tira alimentaría a 199 mil panameños en un año

El país malgasta 358 millones de calorías en la cadena de venta al detal, cantidad suficiente para reducir el hambre en un 5%

La comida que se tira alimentaría a 199 mil panameños en un año
Comida desechada en Chepo, el pasado mes de mayo.

Mientras se desperdicia el 15% de los alimentos al año en Latinoamérica, solo en Panamá 315 mil personas sufren de hambre.

La cantidad de alimentos desperdiciados por la venta al detalle en Panamá permitirían alimentar a casi 200 mil personas, reveló la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

En su más reciente informe publicado el pasado 16 de julio, el organismo dio a conocer que en Panamá los alimentos que se pierden sólo en venta al detal (supermercados, ferias libres y almacenes) se traducen en 358 millones de calorías, lo que bastaría para reducir el nivel de desnutrición nacional en un 5%.

A NIVEL MACRO

Raúl Benítez, representante regional de la FAO, explicó que cada año en el mundo se pierden alrededor de 1,300 millones de toneladas de alimentos, cuando 842 millones de personas no tienen qué comer, impactando la sostenibilidad de la población, generando menores ingresos a los productores y aumentando los precios. Además, tienen un efecto negativo sobre el medio ambiente.

El 6% de esa pérdida de alimentos se da en Latinoamérica, donde aún persisten 47 millones de personas que sufren de hambre, según datos de la FAO.

¿DÓNDE SE PIERDEN?

Las pérdidas de alimentos ocurren por la reducción de la cantidad en las fases de producción, poscosecha, almacenamiento y transporte; mientras que el desperdicio se deriva del desecho de alimentos que aún cuentan con valor nutricional.

En la región, el 28% de los desperdicios se dan a nivel del consumidor, otro 28% a nivel de la producción, el 17% se pierde en mercado y distribución, 22% durante el manejo y almacenamiento y el 6% restante durante el procesamiento, reveló el estudio.

El documento concluye que las inversiones en infraestructura y capital físico, el mejoramiento de la eficiencia de los sistemas alimentarios, la legislación sobre inversión e incentivos alimentarios y las alianzas entre el sector público y privado abren el camino a las soluciones. El organismo recomienda un banco de alimentos, que reúna la comida que sería descartada, para su redistribución.

¿Y LA CADENA DE FRÍO?

En Panamá, el gobierno de Ricardo Martinelli inició la Cadena de Frío a un costo de 279 millones de dólares, en parte para mitigar las pérdidas durante el traslado de los alimentos hacia la ciudad. Pero aún no funciona en su totalidad.

Lo que está operando son los cuatro centros poscosecha (uno en Azuero y tres en Chiriquí), por ahora sin costo alguno para los productores, indicó Enrique Pareja, vocero de la Cadena de Frío.

Pareja explicó que la segunda fase del proyecto, que incluye seis mercados, tiene uno operando, el otro fue inaugurado (MercaPanamá), que no entrará a operar sino hasta dentro de unos meses, y los cuatro restantes en construcción.