Panamá,25º

21 de Jan de 2020

Economía

Los beneficiarios duplican la cantidad de contribuyentes

Mientras la plataforma asegurada suma 3.5 millones de personas, la base de cotizantes que sostienen estos beneficios solo es de 1.4 millones

Los beneficiarios duplican la cantidad de contribuyentes
Complejo Hospitalario Dr. Arnulfo Arias Madrid, de la CSS.

La Caja de Seguro Social (CSS) solo cuenta con 1.4 millones de asegurados activos, mientras que la población total protegida por la entidad de seguridad social suma 3.5 millones de personas.

De acuerdo con los cálculos de la Contraloría General de la República, la población de Panamá en el año 2014 suma 3.9 millones de personas, lo que significa que el 90% de la población del país se encuentra bajo el paraguas del sistema de seguridad social.

La composición de los asegurados se desglosa así: 1.4 millones de personas son cotizantes activos, 224 mil son jubilados o pensionados, 1.3 millones son hijos o hijas de cotizantes, 294 mil son esposas o esposos de cotizantes, 193 mil son padres o madres de asegurados y 173 son cónyuges inválidos.

Por un lado, esta situación provoca que el sistema de salud de la CSS cubra el 90% de la población panameña, impactando severamente la calidad de los servicios médicos de la entidad.

Por el otro, el número de cotizantes activos no es suficiente para mantener la cantidad de pensionados y jubilados, lo que pone en riesgo el pago de las jubilaciones en el futuro.

Según las últimas proyecciones actuariales de la CSS, de seguir operando bajo los parámetros actuales, el programa de Invalidez, Vejez y Muerte tendrá un balance negativo en sus operaciones a partir del año 2015, hasta una eventual iliquidez para el año 2025.

René Luciani, exdirector de la CSS, recordó el compromiso de la pasada administración con la CSS, en el cual, a través de un acuerdo firmado por el entonces ministro de Economía, Alberto Vallarino, el gobierno se comprometió a realizar un estudio financiero para definir cómo garantizaría la sostenibilidad económica de la institución. El acuerdo se dio en momentos en que se prometía un aumento a los jubilados y pensionados. ‘¿Hasta dónde llega ese compromiso o fue solo un saludo a la bandera?, cuestionó Luciani.

El expresidente de la República Ernesto Pérez Balladares, en entrevista previa con La Estrella de Panamá , también habló sobre la urgencia de aumentar el financiamiento estatal. ‘Evidentemente, las reformas no pueden variar para bajar las pensiones, y creo que los niveles de aportación del sector privado han sido lo suficientemente altos ya’, sostuvo.

Para Felipe Argote, vicepresidente de la Comisión de Entorno Macroeconómico de la Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresas (APEDE), el problema no solo radica en la relación numérica entre cotizantes y beneficiarios. El hecho es que esos fondos que antes iban destinados en su totalidad al sistema solidario, ahora se dividen a través del subsistema de ahorro, al que muchos cotizantes migraron, ‘el subsistema no es sustentable a través del tiempo’, explicó Argote.

Los expertos consultados coincidieron en la médula del problema: ¿Cómo y cuánto aportará el gobierno nacional para hacer frente al déficit financiero confirmado por las propias proyecciones de la CSS? ‘Están obviando una discusión que en algún momento reventará’, concluyó Argote.

La Ley 51 de diciembre de 2005 modificó la Ley Orgánica de la Caja de Seguro Social creando el subsistema mixto, donde a partir del año 2007 ingresaban voluntariamente los asegurados menores de 35 años, y obligatoriamente los independientes. De las cuotas pagadas bajo el subsistema mixto, el 3.5% se destina como aporte de solidaridad, es decir para financiar el subsistema de beneficio definido.