26 de Feb de 2020

Economía

Se desvanece la fiebre del oro

Las exportaciones del metal precioso se desploman. El escenario es de incertidumbre en medio de denuncias y reclamaciones laborales

Se desvanece la fiebre del oro
La Ley 9 del febrero de 1997 creó y reguló la actividad minera de Petaquilla Gold en Panamá.

La época ‘dorada’ parece haber llegado a su final en Donoso, provincia de Colón, mientras sus residentes siguen esperando los beneficios de la extracción del oro.

Lo que por un momento se convirtió en el producto de mayor valor de exportación de Panamá, hoy revela cifras preocupantes.

Durante 2011 y 2012, Panamá exportaba más de 115 millones de dólares en oro anualmente a otros países; sin embargo, en el 2013 exportó 66 millones de dólares y en los primeros cinco meses del 2014, apenas 1.1 millón de dólares.

Petaquilla Minerals Limited es una empresa con domicilio en Canadá y dueña de la concesión de 842 m² en Donoso, donde opera la Mina de Oro Molejón, que empezó a funcionar al 100% el 8 de enero del año 2010.

Al cierre de su último año fiscal, que culminó el 30 de junio del 2013, la empresa reportó ganancias por 110.7 millones de dólares, una producción de 67,493 onzas de oro y ganancias operativas por 36 millones de dólares. Todo esto con un costo de producción de 569 dólares por onza de oro.

Al Estado panameño le corresponde el 2% en base al precio del oro al momento de su producción, según la Ley 9 del 26 de febrero de 1997, que crea y regula la operación de Petaquilla.

Sin embargo, el último reporte financiero de la empresa, que cubre desde el 1 de julio de 2013 al 31 de marzo del 2014, muestra un déficit acumulado de 152.7 millones de dólares y un déficit operativo de 130.4 millones de dólares. ‘Como resultado de la baja liquidez, las operaciones en Molejón se han reducido’, explica Petaquilla en su informe financiero.

Incluso, la empresa admite haber fallado en la entrega de las cuotas mínimas de oro requeridas por Deutsh Bank, su principal acreedor, por lo que hizo ‘pagos en efectivo’ para cumplir con estos compromisos, según el reporte.

CUENTAS POR PAGAR

Aparte del 2% devuelto al Estado en base a las ventas de oro, Petaquilla se comprometió a invertir 120 mil dólares mensuales durante la vida operativa de la mina, para proyectos sociales en las comunidades aledañas a través de Fundación Petaquilla.

Además acordaron un aporte de 4 millones de dólares al gobierno en junio de 2013 para la construcción de infraestructuras para servicios de agua potable.

PERSPECTIVAS

Para inyectar capital, Petaquilla firmó un acuerdo con First Quantum, propietaria de Minera Panamá, proyecto adyacente a la Mina Molejón en Donoso, a través del cual recibirían 60 millones a cambio del traspaso de algunos derechos, tierras y bienes.

El reporte justifica la disminución de la actividad como una ‘reestructuración para empezar a extraer por lixiviación a partir del 2015, ya que tienen reservas suficientes para extraer hasta 4 mil onzas de oro mensuales por cinco años más’.

DE LA EXTRACCIÓN A LA CONSTRUCCIÓN

A través de su subsidiaria, Panama Development of Infraestructure, Petaquilla apunta hacia otras fuentes de ingresos por construcciones de calles, obras civiles y servicios logísticos para repuntar su rentabilidad, según un comunicado publicado en su página web.