Temas Especiales

26 de Oct de 2020

Economía

Fundación La Riviera apoya a la juventud de la costa atlántica

La organización entregó herramientas para limpieza. Un grupo de expandilleros se comprometió a mejorar la imagen de las calles

Recientemente, la Fundación La Riviera entregó herramientas de trabajo a un grupo de expandilleros colonenses para que inicien el proceso de limpieza y saneamiento de las calles en donde residen.

La selección del grupo obedece a que, en días pasados, estos jóvenes que pertenecían a la banda Niños de la Tumba Fría (NTF) voluntariamente hicieron un cese a la violencia y entregaron sus armas de fuego a las autoridades.

Con el gesto, los expandilleros de NTF se acogieron al llamado de amnistía que les ofreció el presidente de la República, Juan Carlos Varela, cuando visitó la provincia atlántica el día de su toma de posesión.

La donación de la Fundación La Riviera, que forma parte de su programa de Responsabilidad Social Empresarial, consistió en botas, carretillas, palas y picos, entre otros enseres.

Durante la entrega, los jóvenes se comprometieron a eliminar la basura y mejorar el estado de deterioro en que se encuentran las inmediaciones de calle 12 y calle 13 con la avenida Federico Boyd, en la ciudad de Colón.

Previamente, los expandilleros mantenían serias rivalidades con otros grupos de alto riesgo de calles vecinas, y tras un cambio de mentalidad y nuevas oportunidades, ahora comparten en actividades familiares y de convivencia.

CONSIDERACIONES

Rey Flores y Juan Luis Correa, en representación de la Fundación La Rivera, dijeron sentirse optimistas por el encuentro y el diálogo que sostuvieron con el grupo de jóvenes residentes de calle 12 y calle 13.

Los ejecutivos manifestaron que la Fundación La Riviera ‘ve con estas acciones una manera efectiva de apoyar las gestiones del Plan Barrios Seguros del presidente Juan Carlos Varela en armonía con la empresa privada’.

‘Es una buena manera de unir esfuerzos en una suerte de asociación público-privada’, agregó Correa.

Por su parte, el vocero de los jóvenes beneficiados indicó que hace unas semanas ‘entregamos las armas de manera voluntaria y ahora estamos deseosos de poder vivir en paz’.

Actualmente, ‘todos estamos comprometidos con esta oportunidad de poder cambiar nuestras vidas y cortar de raíz con el pasado’, acotó el expandillero.

Para el también vicepresidente de Asuntos Corporativos del Grupo Wisa, Juan Luis Correa, ‘una de las principales tareas pendientes que tenemos los panameños es, a mi modo de ver, el tema de la desigualdad y el viejo problema de la distribución de la riqueza’.

El alto ejecutivo explicó que ‘con el objetivo de tomar acciones concretas, y con el ánimo de aportar a la solución, hace poco menos de tres años, el presidente de Grupo Wisa, Abdul Waked, creó la Fundación La Riviera, precisamente para canalizar recursos y esfuerzos que mejoren la calidad de vida de los panameños más necesitados. Es así como la Fundación está operando, principalmente, en el área de la educación, la salud y la nutrición de grupos sociales marginados que requieren bienestar’.

Según Correa, ‘estos proyectos de la Fundación La Riviera son parte integral de los programas de Responsabilidad Social Empresarial que llevamos a cabo y que nos permiten promover procesos como mecanismos de integración y de convivencia entre nuestros colaboradores y los panameños que necesitan apoyo. Al final del camino, estas actividades son parte esencial de nuestro aporte y representan nuestro granito de arena en la búsqueda del desarrollo de un mejor Panamá’.