26 de Feb de 2020

Economía

Buró de entidades financieras, un reto

México está un paso adelante en cuanto a protección al consumidor financiero al permitir al público que compare los productos bancarios

Panamá cuenta con la Asociación Panameña de Crédito (APC), que permite a las entidades financieras ver la información de sus posibles clientes; sin embargo, aún tiene el reto de tener algo parecido donde el público pueda comparar los diferentes productos que ofrecen las instituciones que operan en el país.

Y es que México acaba de implementar un buró de empresas financieras que obliga, a través de una legislación, que estas entidades envíen información de sus productos con sus respectivas tasas y los contratos con sus cláusulas, para que los consumidores financieros accedan, a través de una página web, a toda esta información y puedan determinar cuál se ajusta a sus requerimientos.

Uno de los grandes cambios de la reforma financiera en México ha sido el buró de entidades financieras, que permite transparentar la información de estas entidades no desde el punto de vista de productos, sino de cómo se comportan las empresas financieras frente a los problemas de los usuarios, si los resuelven o no o si tienen buenas o malas prácticas, explicó Sara Gutiérrez, directora general de Desarrollo Financiero, Estadístico y Operativo de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), ayer en el Foro Internacional de Protección al Consumidor de los Servicios Financieros y Educación Financiera.

Algunas fuentes bancarias que participaron del foro y que no quisieron dar su nombre, indican que es bastante difícil que se concrete un proyecto de esta naturaleza en Panamá debido a lo competitivo del mercado por la similitud de las tasas, por los cambios de promociones que tienen los bancos y por las ofertas de ferias de autos, viviendas o préstamos en todo el año.

Nicolás Barrasa, gerente de Servicios de Atención al Cliente Bancario de la Superintendencia de Bancos, consideró que ‘sería magnífico y ojalá que podamos llegar a eso’.

‘Nosotros ya hemos dado pininos en esta parte en conjunto con la Autoridad de Protección al Consumidor y Defensa de la Competencia en el tema de las tarjetas de crédito. Trimestralmente, se publica un estudio comparativo de tarjetas de crédito y hacia allá vamos’, añadió.

‘En nuestro caso, tendríamos que hacer una regulación que obligue a las empresas del sector o comenzar con los bancos a que hagan este reporte, como sucede hoy día con las tarjetas de créditos, según la Ley 81 de 2009’, dijo Barrasa.

Geovani Fletcher, del Instituto Panameño de Derecho de los Consumidores y Usuarios, dijo que están de acuerdo con cualquier actividad positiva que mejore la situación de los consumidores y que se conforme un buró de entidades financieras, ‘lo veríamos como algo muy bueno’.

Entre otras de las reformas financieras en México, apuntó la expositora, han sido eliminadas las ventas cruzadas, pues era forzoso, si se quería obtener un crédito, adquirir además los seguros que una misma entidad ofrecía.

Además, se puede contratar un crédito hipotecario y si hay mejores opciones en el mercado, cambiar de institución, indicó.