23 de Feb de 2020

Economía

Envío aéreo de langostinos se frena en Londres

Desde España hasta Hong Kong, los restaurantes claman por las minilangostas procedentes del norte de Escocia.

Envío aéreo de langostinos se frena en Londres
Actualmente el aeropuerto de Heathrow, ubicado en el Reino Unido, funciona a su capacidad.

Desde España hasta Hong Kong, los restaurantes claman por las minilangostas procedentes del norte de Escocia.

Para los pescadores que venden los langostinos vivos a casi 30 dólares la libra (0.45 kilos), hay un solo problema: los aeropuertos desbordados de Londres no ofrecen las conexiones de vuelos necesarias para que el crustáceo llegue fresco a los mercados donde crece la demanda.

‘Es una pesadilla logística’, dijo Ben Murray, director gerente de Keltic Seafare, el mayor proveedor de mariscos de Escocia. ‘Si hubiera una red segura desde las Highlands hasta Asia y Dubai, se abriría toda una serie de opciones’.

Sus problemas ilustran los desafíos económicos que enfrenta Gran Bretaña en momentos en que el primer ministro David Cameron impulsa un aumento de las exportaciones.

‘Productos de bajo peso y alto valor como la langosta o los chips de computadoras se han convertido en la encarnación moderna del tulipán del siglo XVII’, dijo Adie Tomer, investigador del Programa de Políticas Metropolitanas de la Brookings Institution en Washington.

El problema para los exportadores es que Heathrow, el aeropuerto más activo de Europa, ya ha llegado a su límite. Aumentar la capacidad mediante la incorporación de una tercera pista es problemático porque la terminal está enclavada en un centro urbano. Extender Gatwick, el segundo aeropuerto de Londres, podría diluir las ventajas de un centro único que hace más viables las rutas.

En la actualidad, Keltic Seafare entrega 35,000 kilos (77,162 libras) de langostinos frescos por año a España, el mayor mercado de mariscos de Europa, y lo hace vía Ámsterdam. No hay vuelos desde el aeropuerto local de Inverness hasta Heathrow.

Murray dijo que las exportaciones asiáticas pasarían a ser posibles con el restablecimiento de los servicios de Heathrow, que llegaron a su fin en 2008 cuando la ex British Midland se retiró de la ruta escocesa.

Heathrow sólo tiene vuelos a otros siete aeropuertos de Gran Bretaña, mientras que tenía vuelos a 12 hace 10 años, debido a que las compañías, encabezadas por British Airways, asignan los escasos márgenes de operaciones a los servicios intercontinentales, que son más rentables.

El aeropuerto Schiphol de Ámsterdam, en cambio, comunica 27 ciudades de Gran Bretaña, entre ellas Exeter, en el sudeste de Inglaterra, y Durham, en el norte, además de Inverness, donde aviones de pasajeros de KLM cargan los productos de Murray.