Temas Especiales

30 de Nov de 2020

Economía

El poder de un certamen global

La pasión y talento de un joven fotógrafo, le brindaron un lugar en el exigente mundo de los profesionales

Estuvo brevemente en Panamá, pero su carisma y talento dejaron huella. Con solo 26 años, Gonzaga Manso es solicitado por marcas como Pepsi, Movistar, Sony y Smart, para realizar las imágenes de sus campañas publicitarias. El fotógrafo español, quien se ha hecho un nombre a través de su estilo fotográfico conceptual y visualmente impactante, conversó con Ego en el lobby del hotel donde se hospedaba, en el centro bancario.

El año pasado fue uno de los finalistas del certamen internacional Sony World Photography Awards. ‘La verdad es que ser finalista fue un premio en sí mismo. A mí lo que me sirvió es que estaba publicado en los principales periódicos de España, todas las revistas especializadas, blogs de fotografías y más. Esta gente, lo que hace es descubrir talento e impulsarlo, y en el caso de los profesionales es aumentar la difusión de su trabajo. Es lo que hicieron conmigo y eso ha significado que mis clientes vean el reconocimiento que me tienen por este premio. También llegar a gente nueva’, dijo Gonzaga.

Debido a su historia de éxito, fue invitado a Latinoamérica para que otros jóvenes se inspiren y participen en el Sony World Photography Awards 2015. Estuvo en Aregentina, Chile, Perú y Colombia. ‘Ha sido una bonita experiencia en estos países. La verdad es que participé porque el año pasado hice una lista de los concursos más importantes del mundo. En todos gané en algunas de las categorías, excepto en el Sony World Photography Awards donde fui finalista. Necesitaba difusión para trabajar de una manera más internacional: Europa, Estados Unidos, Medio Oriente... esa fue la razón que me llevó a participar’. Hoy tiene su propia visión, que nació de la experimentación y del trabajo diario. Hoy se dedica a la fotografía publicitaria y artística, contando historias.

Nacido en Madrid, Gonzaga Manso se interesó por la fotografía a los 16 años. Improvisando técnicas con materiales caseros como lámparas de lectura, papel de aluminio y agua, sentó las bases de su método de trabajo: crear un concepto o idea, y a partir de allí, preparar exhaustivamente el set , prestando especial cuidado al tratamiento de la luz. Esta formación autodidacta se traduce en un estilo muy particular, que junto con su pasión y trabajo duro, hizo que pudiera dedicarse a la fotografía de forma profesional con tan solo 19 años.