06 de Dic de 2022

Economía

Decisión de OPEP causa inestabilidad

Al mantener sin cambios el techo de producción, pese a la baja de precios del petróleo, la OPEP causa incertidumbre en el mercado

La decisión de la OPEP de mantener sin cambios su techo de producción, pese al derrumbe de precios del petróleo, generó vaivenes en los mercados e incertidumbre sobre sus consecuencias, en especial para Venezuela.

Tras el desplome del precio del crudo el jueves por la tarde, tras la decisión de la Organización de Países Exportadores de petróleo (OPEP), el barril cerró la semana en Londres con una caída menos pronunciada, a 72.32 dólares el barril de Brent, una caída de 26 centavos respecto al jueves.

En el mercado nuevayorquino el light sweet crude perdía sin embargo 5.20 dólares y se situaba a 68.49 dólares a esa misma hora.

Reunidos el jueves en Viena, los ministros de la OPEP habían decidido mantener su techo de producción en 30 millones de barriles diarios durante los próximos seis meses y renunciaron a reducir la oferta para sostener los precios, que han caído un 35% desde junio.

Ante ese derrumbe de las cotizaciones, algunos países del cártel —entre ellos Venezuela— pidieron en vano una reducción de la producción para volver a hacer subir los precios. Pero las petromonarquías del Golfo -con Arabia Saudita y Kuwait a su cabeza-, que tienen grandes reservas en divisas, se negaron a ello. Con un objetivo claro: soportar precios bajos el tiempo necesario para competir con el emergente petróleo de esquisto, masivamente producido en Estados Unidos.

‘Los productores de petróleo de esquisto van a tener que hacer frente cada vez a más problemas con un barril por debajo de los 70 dólares’ consideran los analistas de Commerzbank.

Pero tras esta decisión de la OPEP, la ‘verdadera víctima, hoy, es Venezuela’, opina Christopher Dembik, economista de Saxo Bank en París.

Venezuela, que cuenta con las mayores reservas petroleras del mundo, obtiene del crudo el 96% de sus ingresos y la caída en los precios se produce cuando el país es golpeado por una inflación superior al 60%, escasez de alimentos y una aguda sequía de divisas. Muchos analistas aluden a los temores de que el país se vea abocado a una suspensión de pagos, pero el ministro venezolano de Exteriores, Rafael Ramírez, aseguró que el presupuesto nacional está elaborado con un barril ‘a 60 dólares’ y que por ello Caracas puede hacer frente a la situación.

La decisión de la OPEP permite preservar su cuota de mercado que otros países no miembros, como Rusia o Estados Unidos, le estaban disputando.