Panamá,25º

17 de Nov de 2019

Economía

Marca Tudor de Rolex amenaza a rivales de precios medianos

La etiqueta representa una amenaza para los fabricantes de Longines, TAG Heuer y Baume Mercier

La marca de relojes más vendida en Suiza.

Tudor, una marca más deportiva que el fundador de Rolex, Hans Wilsdorf, registrada en 1926, proyecta ingresar en Japón después de haber vuelto al Reino Unido y los Estados Unidos en los últimos dos años, dijo en una entrevista Philippe Peverelli, que dirige la marca desde 2010.

La etiqueta representa una amenaza para los fabricantes de Longines, TAG Heuer y Baume Mercier, en tanto abandona décadas de letargo y cuenta con el apoyo de la fundación que es propietaria de Rolex, la marca de relojes más vendida en Suiza.

Con un precio de $2,000 a $5,000, Tudor es una puerta de acceso para una generación de consumidores que quizá no comprarían un Rolex, cuyo precio inicial es de unos $4,800.

‘Nunca nos sentimos tan jóvenes’, dijo Peverelli en la feria de relojes y joyería Baselworld, que culminó ayer. ‘En este momento, tratamos de hacer nuestros propios relojes con nuestros propios diseños. Necesitamos tener una personalidad propia. Antes éramos una marca secundaria. Estamos comenzando a tener una verdadera vida’.

La etiqueta presentó sus primeros relojes con mecanismos fabricados en la empresa. Es el primer paso para reducir la dependencia de componentes comprados a la unidad ETA de Swatch Group AG, que fabrica los componentes para la mayoría de los relojes suizos.

El fundador de Rolex, Wilsdorf, comenzó a poner el nombre Tudor a las esferas para relojes en los años 1930, con la intención de crear una alternativa más barata pero confiable a su marca principal. La producción creció después de la Segunda Guerra Mundial, cuando Tudor fue fundada como una compañía aparte.

Sin embargo, Tudor salió de los Estados Unidos y el Reino Unido después de probar esos mercados. En los años Sesenta, el fabricante de relojes se concentró en China.

El precio del retoño, en comparación con su hermano más viejos, llevó a algunos coleccionistas de relojes a llamarlo el ‘Rolex pobre’.

Un comercial de 1952 presentaba a un trabajador que llevaba puesto el reloj operando un martillo neumático, y un slogan dijo en una oportunidad que el reloj podía convenirle si sus ‘aspiraciones son más altas que su saldo bancario’.

==========

Philippe Peverelli

‘ Nunca nos sentimos tan jóvenes, innovando con nuevos diseños’,

GERENTE DE MARCA