Temas Especiales

30 de Mar de 2020

Economía

En Londres conviene ser italiano o español

La mayor parte de los banqueros del sur de Europa se formó en prestigiosas universidades de los Estados Unidos o Gran Bretaña

En Londres conviene ser italiano o español
Entidades como Bank of America Corp. y Goldman Sachs Group Inc. han optado por ejecutivos italianos.

Han sido años difíciles para las economías del sur de Europa. Para los principales banqueros de inversión de esa región, no han sido tan malos.

En los últimos cinco años, se ha designado a un italiano o un español al frente del área de fusiones y adquisiciones en Londres en cinco de los mayores bancos globales. Las promociones más recientes se produjeron en los últimos meses, cuando Goldman Sachs Group Inc. designó al banquero italiano Gilberto Pozzi como uno de los jefes de su equipo mundial de fusiones y adquisiciones, mientras que Bank of America Corp. optó por Diego de Giorgi, también italiano, como uno de los jefes de banca de inversión global. Ambos residen en Londres.

Los banqueros del sur de Europa migran desde hace tiempo a Londres, el epicentro financiero para Europa, Medio Oriente y África. Pero en la actualidad su monopolio de los puestos más altos parece sin precedentes, dijo Nell Montgomery, socia de la firma de asesoramiento ejecutivo The Preston Associates y ex banquera de inversión de Goldman Sachs. El hecho de que les vaya tan bien no es casual, dijo, dado que los bancos quieren más ejecutivos que se sientan tan cómodos en la relación con empleados y clientes como en la negociación de transacciones.

‘En lugar de yo, yo y yo, aquí se trata de nosotros, y los europeos del sur son buenos en eso', dijo Montgomery. ‘Los grandes bancos se han dado cuenta de que necesitan más líderes competentes tanto en la concreción de transacciones como en la relación con la gente'.

Ferdinand Mason, socio de la firma legal Jones Day en Londres, recuerda haber trabajado con banqueros de inversión italianos en un complejo negocio global multimillonario que exigía el manejo de las diferencias culturales entre compradores y vendedores, ninguno de los cuales era italiano.

Si bien se mostraban serios durante las negociaciones, los banqueros italianos se distendían durante las pausas y las comidas, cuando trabajaban en el establecimiento de una fuerte relación con las partes, dijo Mason.

‘La legendaria hospitalidad italiana contribuye a hacer que todos se sientan incluidos', dijo.

La mayor parte de los banqueros del sur de Europa se formó en prestigiosas universidades de los Estados Unidos o Gran Bretaña, y la mayoría se incorporó a grandes bancos globales en una etapa temprana de su carrera. Todos son del género masculino.