Temas Especiales

03 de Dec de 2020

Economía

La industria argentina de animación crece sin abandonar la creatividad

La demanda del mercado interno está creciendo lentamente, sobre todo en lo que respecta a series.

La industria argentina de animación crece sin abandonar la creatividad
La demanda del mercado interno está creciendo lentamente, sobre todo en lo que respecta a series.

Pese a los problemas de financiación, la industria argentina de animación se mantiene líder en Latinoamérica y no se detiene en su búsqueda de una innovación artística que por estos días se exhibe en dos festivales con lo mejor del sector.

En el festival de cortos Cartón, que durará hasta el 7 de septiembre, competirán 70 cortos de animación de 22 países, mientras que el evento internacional Expotoons, que comenzará hoy, contará con charlas de especialistas de todo el mundo y un concurso de guiones para países latinoamericanos.

Creatividad, calidad artística y bajos costes de producción son las principales ventajas competitivas que tiene Argentina, a las que el director ejecutivo de la productora Luty, Federico Moreno, suma la ‘gran capacidad de adaptación a situaciones poco convencionales y a los imprevistos'.

"Tenemos que explotar nuestras fortalezas y saber diferenciarnos de otras regiones del mundo que también tienen mano de obra barata, como Asia, pero quizás no comparten los mismos valores culturales', explica en diálogo con EFE Rosanna Manfredi, organizadora del festival Expotoons.

En la misma línea, Romina Córdoba, directora de la escuela de artes audiovisuales Animaclick, agrega que si bien ‘no se puede superar a gigantes como China o India en cuanto a número de personas y costes', sí se puede competir ‘en términos de arte y de creatividad'.

Manfredi, directora de la productora Encuadre, ve que a pesar del liderazgo argentino en la región todavía falta ‘sustentabilidad en las empresas', debido a que ‘no existen alianzas duraderas ni productoras más grandes que lleven adelante grandes proyectos que den impulso a la industria'.

Ella igualmente cree que falta especialización en los recursos humanos y que el crecimiento de la calidad de la animación argentina necesita hoy de ‘más especialistas en temas puntuales, como expresión facial de los personajes, y menos generalistas'.

La industria argentina de animación crece con el aumento de la demanda internacional de material para avisos publicitarios, largometrajes y series, pero también existe un incipiente mercado en las nuevas tecnologías.

La realidad virtual y las narrativas transmedia abren otras posibilidades de generación de contenidos que, según Manfredi, se realizan a un precio menor en un 30 o 40% con respecto a Europa o Estados Unidos.

La demanda del mercado interno está creciendo lentamente, sobre todo en lo que respecta a series.