Temas Especiales

02 de Dec de 2020

Economía

España puede sufrir crisis de la deuda como Grecia

Si el país acuerda una secesión de Cataluña, las autoridades podrían asumir la parte proporcional a su PIB, que actualmente es del 19%

España puede sufrir crisis de la deuda como Grecia
Actualmente, la deuda pública española asciende a casi el 100% del PIB.

España sufriría una crisis de la deuda como la de Grecia si no pactara los términos de una hipotética secesión de Cataluña en caso de victoria independentista en las elecciones del domingo, advirtió ayer el presidente catalán Artur Mas.

El presidente regional se mostró convencido de que si los partidos independentistas ganan las elecciones del domingo y emprenden un proceso de secesión, España se verá forzada a negociar las condiciones de esta independencia ‘para no perjudicarse a sí misma y a la Unión Europea'.

‘España es demasiado grande dentro de la UE y Europa no se puede permitir una segunda Grecia, multiplicada por cuatro o cinco', aseveró.

‘El no acuerdo supondría un suicidio colectivo totalmente innecesario', añadió en una rueda de prensa en Barcelona. En una entrevista el martes con la AFP, el líder independentista ya había advertido de que, en caso de no alcanzar un acuerdo con Madrid y Bruselas sobre la secesión, ‘no tendremos ninguna obligación con la deuda española'. ‘Si no hay acuerdo con Cataluña, ¿cómo España puede devolver y hacer frente a su deuda, que sería del 120% de su PIB, habiendo perdido su principal economía productiva?', preguntó.Actualmente, la deuda pública española asciende a casi el 100% del Producto Interior Bruto del país.

En caso de separación amistosa, las autoridades catalanas podrían asumir la parte proporcional a su PIB, que actualmente es el 19% del total español.

En un escenario de confrontación, ‘Cataluña quedaría librada de la deuda pública española y solo tendríamos la deuda pública del gobierno regional' que es de 66,813 millones de euros, un 32.8% del PIB regional, dijo Mas este miércoles.

Las advertencias y amenazas se convirtieron en la tónica de los últimos días de campaña de las elecciones catalanas del próximo domingo, que los partidos independentistas plantean como un plebiscito para lanzar un proceso de secesión de 18 meses.

El gobierno español, el Banco de España, los empresarios o las entidades de crédito multiplicaron voces de alarma contra las teóricas consecuencias de una separación: salida de la UE y la Eurozona, retirada de la nacionalidad española, fuga de entidades bancarias o incluso un ‘corralito'.

Aun así, los sondeos siguen favoreciendo a las dos listas independentistas, que rozarían la mayoría de votos y obtendrían una mayoría de los 135 escaños de la cámara catalana.

==========

SITUACIÓN ACTUAL

La deuda pública del gobierno regional es de 66,813 millones de euros.

España es un país demasiado grande dentro de la Unión Europea y Europa no se puede permitir una segunda Grecia, multiplicada por cuatro o por cinco.