Temas Especiales

03 de Dec de 2020

Economía

Extendiendo la vida del aire acondicionado

Varios puntos se deben considerar, además del tamaño del lugar, como las condiciones, la cantidad de personas y la ubicación

En primer lugar, técnicamente hablando, es importante saber que en la termodinámica el frío no existe. Más bien se conoce como la ausencia de calor. En el acondicionador de aire se produce un proceso de intercambio de calor entre el líquido refrigerante y el aire dentro del recinto. Donde el líquido refrigerante absorbe el calor del aire en el recinto bajando la temperatura, adicional a la temperatura el equipo remueve humedad para mantener el lugar en condiciones agradables.

Se recomienda que el tamaño del acondicionador de aire lo defina un especialista mediante un cálculo de la cantidad de calor que se puede presentar en la habitación, llevado a cabo en una inspección previa a la compra, porque hay factores que influyen en el enfriamiento del equipo y que generalmente se pasan por alto.

Si la capacidad de equipo es menor a la necesaria para el recinto, se afecta su rendimiento y vida útil. Esto quiere decir que si cuenta con una capacidad de aire más pequeña que la necesaria, no enfriará bien y terminará consumiendo más energía porque requiere más desgaste y mayor esfuerzo.

Por otro lado, si es más grande que la capacidad necesaria, el funcionamiento será erróneo causando congelamiento y condensación excesiva.

Hay varios factores que influyen en la ganancia de calor en el recinto donde se instalará el equipo, tales como tamaño de las ventanas, tipo de ventana, tipo de aislamiento en ventana, techo y paredes, cantidad de personas que estarán en el recinto, tipo de actividad que realizarán, cantidad de equipos de electrodomésticos, luminaria, etc.

Todo estos son fuentes de calor que influyen en la capacidad del acondicionador de aire que se vaya a necesitar.

El mantenimiento de la unidad interna y de la unidad externa es clave en el tiempo de vida y en la higiene de un acondicionador de aire, ya que si los filtros se tapan, impiden el buen funcionamiento del equipo reduciendo la capacidad de enfriamiento e incluso se puede dar la formación de microorganismos alergénicos porque son retenidos y acumulados.

No depende del tamaño, sino del área donde está ubicado, ya que hay lugares expuestos en mayor o menor medida a suciedades, polvos o residuos ambientales, originados por construcciones o por el ambiente.

El mantenimiento implica la limpieza de los filtros y del evaporador. La limpieza de los filtros puede realizarla tanto personal calificado como cualquier persona, pero debe seguirse las instrucciones del manual.

La limpieza del evaporador debe ser realizada por personal técnico idóneo para evitar daños en el equipo.

El mantenimiento puede ser superficial, en caso de que no se desmonte la unidad; profundo si se desmonta el evaporador para sacar el intercambiador de calor y limpiarlo; o puede ser una limpieza de solo la unidad externa, la cual está expuesta al ambiente y debe ser siempre realizado por personal técnico capacitado, ya que de no hacerse de manera correcta, pueden provocar daños a las partes eléctricas y electrónicas del equipo, daños que no son cubiertos en garantía por la marca.

El uso seguido del equipo también es un factor que disminuye el tiempo de vida de un producto, ya que si se usa con mayor frecuencia su desgaste es mayor y si se deja de utilizar por un periodo de tiempo prolongado puede ocasionar la aparición de hongos o bacterias. En este caso, se recomienda, al utilizarlo por última vez, ponerlo a funcionar por una hora antes de apagarlo en modo abanico. Con el fin de proteger las parte electrónicas se recomienda utilizar protectores de voltaje.

La temperatura que se utilice también influye, ya que si es muy baja de lo necesario a los rangos de confort, la operación del compresor es mayor y de la misma manera su desgaste, por lo que se recomienda rangos de temperaturas entre los 23°C a 25°C.

Siempre debe haber una buena distribución del aire para que se sienta agradable.

Es importante considerar que existe un tipo de aire para cada aplicación que se requiera: los tipo split son para aplicaciones domésticas y oficinas pequeñas; y los gimnasios, los salones de belleza, restaurantes, requieren de aplicaciones industriales tipo techo o cassette, que cuentan con una mayor capacidad de extracción de humedad y mejor distribución del flujo de aire.

ESPECIALISTA EN AIRES ACONDICIONADOS DE PANASONIC

==========

Si la capacidad de equipo es menor a la necesaria para el recinto, afecta su rendimiento.