Temas Especiales

10 de Apr de 2020

Economía

Seis meses sin cumplir la meta de recaudación

De enero a junio de 2016 no se recaudaron $212.7 millones que estaban programados en el presupuesto de ingresos para dicho periodo

El presupuesto de la nación lo conforman los gastos y los ingresos. Si no se recauda lo ingresos que fueron presupuestados, entonces se tiene que reducir los gastos o pedir prestado, lo cual hace que aumente la deuda pública.

De acuerdo a la Dirección General de Ingresos (DGI), no se recaudaron $212.7 millones que estaban programados en el presupuesto de ingresos de enero a junio de 2016. En los primeros seis meses del año, la DGI debía recaudar $3,485.5 millones y obtuvo $3,272.8 millones en ingresos corrientes del gobierno central. Con este resultado, los niveles de recaudación de la DGI están 6.1% por debajo del plan.

Los tributos que más afectaron la meta de recaudación fueron los ingresos no tributarios que se encuentran en $109 millones por debajo de la recaudación programada. En este segmento, no están cumpliendo con las metas y objetivos de la recaudación, los aportes de empresas públicas y mixtas, la tasa anual de sociedades anónimas, las concesiones y los otros ingresos no tributarios.

También están afectando los objetivos de la recaudación, los otros ingresos corrientes, que se encuentran en $124.9 millones por debajo del plan en el primer semestre.

En el caso de los ingresos tributarios, los mismo si cumplieron con los objetivos de recaudación y se encuentran 0.8% por encima de los objetivos de recaudación.

Los resultados de los impuestos que integran los ingresos tributarios tuvieron resultados que contrastan entre sí. Por ejemplo, el impuesto sobre la renta, el impuesto de inmueble, el ITBMS ventas y el impuesto al combustibles, cumplieron con las metas de ingresos presupuestadas en los primero seis meses.

Por el contrario, el impuesto sobre dividendos, los avisos de operaciones, el seguro educativo, el ITBMS de importación, el impuesto de importación, el impuesto selectivo al consumo y otros ingresos tributarios no lograron cumplir las metas de la recaudación del primer semestre.

El resultado podría ser resultado de una sobreestimación en el momento cuando se elaboró el presupuesto de ingresos.

Un hecho que demuestra esta hipótesis es el aumento de la recaudación de ingresos corrientes de 8.5% en el primer semestre de 2016, comparado con los mismos seis meses del año pasado. Es decir, están creciendo los ingresos pero no lo suficiente para cumplir con las metas de recaudación que se pusieron como objetivos.

Si se mantiene la tendencia en el segundo semestre, el gobierno o recorta gasto o acude a un mayor déficit o deuda pública.