Temas Especiales

09 de Apr de 2020

Economía

Las reformas rusas dependen del aumento del petróleo

Política económica

Las reformas rusas dependen del aumento del petróleo
La política de Vladimir Putin va ligada a su necesidad de flujos de capital.

Con el petróleo a $40 o menos, el presidente ruso Vladimir Putin introdujo un impuesto único sobre las ganancias, creó un fondo de riqueza soberana y dio discursos ante el Bundestag en alemán.

Cuando estuvo por encima de $100, libró dos guerras con vecinos y volcó más de $40 mil millones en los Juegos Olímpicos de invierno.

El crudo Brent en $40 es un umbral clave para Rusia, bajo como para que las reformas institucionales se tornen inevitables pero lo bastante alto como para evitar un colapso financiero, según una encuesta de Bloomberg a economistas.

Si bien más de una década de ingresos prósperos generaron una ganancia proveniente de la energía de $2,1 billones –y con ella una prosperidad de una índole nunca vista en Rusia- la economía no creció más del 5% en ocho años y pasó los dos últimos en recesión.

La crisis más reciente, después del derrumbe de los precios del petróleo, preparó el camino para una reforma necesaria desde hace tiempo –o casi.

‘Con el petróleo en $30, hubo cierta conmoción, y cuando está cerca de $50, los mismos que están a cargo de las decisiones se calman', dijo Evgeny Gongmakher, economista principal en el Instituto de Desarrollo Contemporáneo, cuya junta directiva es presidida por el primer ministro Dmitry Medvedev. ‘Poner en marcha reformas reales es un asunto riesgoso'.

EL BARRIL A $82

El petróleo se recuperó parcialmente de una caída este año, pero se negocia entre $44 y $51 el barril desde comienzos de mayo.

Analistas como BNP Paribas SA y JBC Energy GmbH advirtieron que los precios podrían desplomarse hacia $40, debido, en parte, a la debilidad de la demanda estacional. Rusia, que basó su presupuesto para este año al precio de $50 el barril, necesita el petróleo a $82 para equilibrar su presupuesto, según el ministro de Finanzas, Anton Siluanov.

‘Que los precios del petróleo se fortalezcan a los niveles actuales es una buena noticia y la pregunta es hasta dónde llegarán', dijo por teléfono Tatiana Lysenko, economista sénior en S&P Global Ratings.

La política gubernamental sigue de cerca los zigzags del precio del petróleo desde que la Unión Soviética comenzó a depender de las exportaciones petroleras a comienzos de los años 1970.

Los años de auge impulsaron una reafirmación en el exterior y a nivel interno, desde la invasión de Afganistán en 1979 hasta el arresto del ex responsable de Yukos Oil Co., Mikhail Khodorkovsky, casi un cuarto de siglo más tarde.

Cuando los mercados decayeron, los funcionarios a cargo de las finanzas adoptaron reformas internas y optaron por una metodología más suave en el exterior, lo que culminó con la perestroika de mediados de los años 1980 de Mikhail Gorbachov y las políticas abiertas al mercado en los años 1990.

‘Siempre que los precios del petróleo estuvieron bajos, el gobierno tendió a reformar', dijo Vladimir Osakovkiy, economista jefe para Rusia en Bank of America Corp. en Moscú.

‘Con los precios del petróleo por debajo de los de 2004, pensamos que la perspectiva histórica podría favorecer un cambio hacia una política más progresista'.