Temas Especiales

24 de Nov de 2020

Economía

La ACP ve prematuro medir impacto de suspensión de pagos de Hanjin

Hanjin representa el 1,2 % de los tránsitos por el Canal de Panamá y se ubica en la posición número 17 en el ránking de clientes

El Canal de Panamá dijo hoy que es prematuro determinar ahora el impacto que le supondrá la quiebra de la mayor naviera de Corea del Sur, Hanjin Shipping, que representa el 1,2 % de los tránsitos por la vía interoceánica.

Una portavoz de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) dijo este lunes a Efe que "debido a los ajustes que se realizan en este momento en la industria por causa de la quiebra de Hanjin, es muy temprano para determinar el impacto que dicha quiebra pudiera tener en el tráfico del Canal" panameño.

"Hanjin representa el 1,2 % de los tránsitos por el Canal de Panamá y se ubica en la posición número 17 en el ránking de clientes" de la vía interoceánica, por donde pasa cerca del 6 % del comercio mundial, precisó la misma fuente.

La mayor naviera surcoreana y séptima del mundo "es un cliente del Canal de Panamá que emplaza buques por nuestra ruta en alianzas con otras navieras de renombre. Prevemos que, tanto las navieras que forman parte de las alianzas como los embarcadores dueños de la carga, buscarán alternativas para que la misma llegue a su destino final en rutas más convenientes, confiables y seguras como es la ruta por Panamá", añadió.

Un total de 45 buques de Hanjin se encuentran parados en aguas de todo el mundo con todo tipo de cargamento a bordo, tras serles denegado el acceso a los puertos por no poder hacer frente a las tasas de entrada por falta de liquidez.

El Gobierno de Corea del Sur anunció en las últimas horas que ampliará el apoyo financiero a los contratistas de la empresa, que suman 457, a los que Hanjin adeuda un total de 64.000 millones de wones (57 millones de dólares).

Hanjin es una de las diez mayores empresas mundiales de transporte marítimo y realiza envíos a más de 90 puertos principales y 6.000 destinos a nivel internacional, entre ellos Estados Unidos, España y 11 países latinoamericanos.

La empresa quedó el jueves pasado, por solicitud propia, bajo administración judicial y de momento todos sus activos se encuentran congelados.