Temas Especiales

22 de Jan de 2021

Economía

Los puertos marcan números rojos

Estadísticas de la Autoridad Marítima de Panamá revelan que de enero a octubre de 2016, la actividad en el Sistema Portuario Nacional bajó 11.8%

Los puertos marcan números rojos
De enero a octubre 2016, el movimiento de contenedores TEUS sumó 5.1 millones, una cifra inferior al 2015.

La apertura del Canal ampliado, en junio de 2016, la situación económica mundial, impactada por la salida del Reino Unido de la Unión Europea y un crecimiento económico menor del esperado en los Estados Unidos causó una mancha de número rojos en la actividad de todos los puertos del país.

Así lo revelan las cifras de la Autoridad Marítima de Panamá (AMP). Según los números de la entidad gubernamental, en los primeros diez meses del año pasado, la actividad en el Sistema Portuario Nacional se redujo 11.8%.

De enero a octubre 2016, el movimiento de contenedores tamaño TEU sumó 5.1 millones, inferior a los 5.8 millones movilizados en igual periodo de 2015, una disminución de alrededor de 700 mil contenedores.

EN CIFRAS

Disminuye el movimiento de contenedores.

700 mil contenedores menos se movieron en los diez primeros meses del 2016.

600 buques neopanamax transitaron por el Canal Ampliado entre junio y diciembre del año pasado.

De acuerdo al informe, el movimiento de contenedores se redujo en todos los puertos que integran el Sistema Portuario Nacional, conformado por Manzanillo International Terminal, Panama Port Balboa, Panama Port Cristobal, Panama International Terminal, Colon Container Terminal y Bocas Fruit.

Al cierre del año, el Canal ampliado registró el tránsito de 600 buques neopanamax, más del 50% de ellos corresponde a buques portacontenedores, seguido de barcos de gas licuado de petróleo y gas natural licuado.

En detalle, las estadísticas revelan que en los primeros diez meses de 2016 la actividad portuaria se redujo aproximadamente 240 mil contenedores en Panama Port Balboa (-9.3%), en 164 mil contenedores en Manzanillo International Terminal (-9.8%) y 142 mil contenedores en Colon Container Terminal (-21.3%).

Durante este periodo, también descendió la actividad en Panama Port Cristobal en cerca de 91 mil contenedores (-13.3%), en Panama International Terminal en 50 mil contenedores (-26.6%) y en Bocas Fruit, en 3,235 contenedores (-17.3%).

ENTORNO MUNDIAL

Según cálculos del Fondo Monetario Internacional (FMI), la economía mundial creció 3.1% en 2016 y podría expandirse 3.4% en 2017.

El cálculo moderado de crecimiento para 2016 refleja el impacto del abandono del Reino Unido de la Unión Europea ( brexit ) y un crecimiento más débil de lo previsto de la economía estadounidense.

Estos factores agudizaron la presión a la baja sobre las tasas de interés mundiales y una política monetaria dirigida a mantener una orientación acomodaticia durante más tiempo, arroja el reporte internacional.

El impacto que tendrá el shock del brexit no está nada claro, ya que el destino de los acuerdos institucionales y comerciales entre el Reino Unido y la Unión Europea es incierto, aclara el organismo en su evaluación.

Según el FMI, las perspectivas económicas difieren drásticamente según país y región. Para el organismo, las economías emergentes de Asia en general, e India en particular, registran un crecimiento vigoroso, en tanto que África subsahariana está sufriendo una fuerte desaceleración.

En las economías avanzadas, las perspectivas son moderadas y están rodeadas de una considerable incertidumbre y riesgos a la baja. Señala incluso que se podría recrudecer el descontento político y las plataformas de políticas contrarias a la integración.

De acuerdo a la evaluación, algunas economías están obligadas a adaptarse a la caída de precios de las materias primas. Este es el caso de varias economías emergentes y en desarrollo, que siguen enfrentando enormes retos en este aspecto.

Para el FMI, la recuperación repuntará en 2017 a medida que mejoren las perspectivas de las economías de los mercados emergentes y en desarrollo, y la economía estadounidense se recupere.

Aunque las perspectivas a más largo plazo de las economías avanzadas siguen siendo moderadas, teniendo en cuenta los factores demográficos negativos y el débil crecimiento de la productividad, el FMI contempla un mayor fortalecimiento del crecimiento de las economías emergentes y en desarrollo a mediano plazo.

Los cálculos de FMI dependen de que se cumpla una serie de supuestos. Por ejemplo, que se produzca una normalización gradual de las condiciones que atraviesan las economías actualmente sometidas a tensiones, con un repunte general del crecimiento de los exportadores de materias primas, aunque a niveles menores que en el pasado.

También depende de un reequilibramiento paulatino de la economía China, con tasas de crecimiento a mediano plazo de aproximadamente 6%; es decir, más que el promedio de las economías emergentes y en desarrollo. Asimismo, considera un crecimiento resiliente en otras economías de mercados emergentes y en desarrollo.

El organismo concluye que la incertidumbre en torno a la evolución de estas tendencias podría llevar a las empresas a postergar la inversión y la contratación, enfriando la actividad a corto plazo, al mismo tiempo podría avivar las desavenencias políticas internacionales. Un segundo riesgo, señala, es el de estancamiento de las economías avanzadas. Ante la persistente debilidad del crecimiento mundial, la posibilidad de una falta prolongada de demanda privada conducente a una disminución permanente del crecimiento y a un bajo nivel de inflación, se hace cada vez más tangible, especialmente en algunas economías avanzadas, en las cuales los balances siguen mostrando indicios de desestabilización.

Al mismo tiempo, agrega, un período dilatado de baja inflación en las economías avanzadas plantea el riesgo de que se desanclen las expectativas inflacionarias; lo que podría generar aumentos de las tasas de interés reales previstas, lo que haría bajar el gasto, en última instancia empujando más a la baja el crecimiento global y la inflación.

En su reporte, el FMI llama la atención a la creciente desigualdad de la distribución del ingreso, que se multiplica, y es alimentado por el tenue crecimiento del ingreso en un contexto en el cual la dinámica de la productividad aún no es esperada.