Temas Especiales

29 de Nov de 2020

Economía

Se complica la negociación del nuevo salario mínimo

Los trabajadores preven una diálogo ‘complejo', porque faltan los indicadores sobre el costo de la vida en Panamá y hay resistencia del sector empresarial

Se complica la negociación del nuevo salario mínimo
La primera reunión de la Comisión Nacional de Salario Mínimo para las ponencias técnicas se realizó este miércoles.

La fase de presentación de ponencias técnicas para establecer el nuevo salario mínimo se inició este miércoles en un escenario ‘difícil' para lograr consenso a final de año, cuando concluyan las negociaciones.

Así lo dejó saber ayer el gremio trabajador en declaraciones a los medios, durante la primera reunión de la Comisión Nacional de Salario Mínimo para las ponencias que tienen como propósito brindar los elementos técnicos que servirán para evaluar el nuevo salario mínimo que debe entrar a regir en enero de 2018.

Eduardo Gil, vocero del Consejo Nacional de Trabajadores Organizados (Conato) para estas conversaciones, manifestó que las negociaciones ‘en cierto sentido están un poco complejas, porque falta algunos indicadores sobre el costo de la vida en Panamá y hay resistencia por parte del sector empresarial.

Gil recordó que ‘en las negociaciones del último salario mínimo, el ministro de Trabajo, Luis Ernesto Carles, se comprometió a crear los indicadores, pero dos años después, no se ha hecho nada'.

‘Hemos estado enfrentando algunas resistencias, por parte del sector empresarial, en la construcción de un indicador importante, que es el costo de nivel de vida. Para nosotros los trabajadores, es importante saber cuánto cuesta vivir; sin ese indicador estaremos negociando prácticamente a ciegas, porque no podemos saber si las tasas que se van a fijar van a cubrir realmente las necesidades de los trabajadores y, por tanto, esa resistencia del sector empresarial está afectando el consenso al que queremos llegar de una negociación en el sentido científico de este proceso', manifestó el vocero de Conato.

‘Exigimos que se cumplan esos compromisos para que realmente tengamos todos los elementos y criterios para fijar un nuevo salario mínimo', apuntó el trabajador.

Gil agregó que aspiran a que el salario que se fije cubra las necesidades básicas de las familias, como dicen la Constitución y el Código, pero además a que se adopten algunas medidas de control de la especulación.

El presidente de la Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresa (Apede), Juan Gabriel González, dijo que la negociación del nuevo salario mínimo ‘siempre es un tema complejo, porque, obviamente, cada parte va a abogar por lo suyo'.

Sin embargo, ‘lo que queremos al final, que aún no se ha dado, es dar inicio a las negociaciones. Ahora lo que estamos es en las ponencias técnicas para entonces sentarnos a negociar a finales de noviembre o a principios de diciembre, para ver si se llega a un entendimiento', expresó González

En total son tres reuniones técnicas, las cuales se extenderán hasta el 15 de diciembre para luego negociar la definición de la tasa del que será el nuevo salario mínimo para Panamá.

Si no se logra un consenso entre las partes, le corresponderá al Ejecutivo definirlo.

Sobre si existe la posibilidad de que el salario mínimo se defina por consenso, Genaro López, dirigente de los trabajadores y del Sindicato Único de Trabajadores de la Construcción y Similares (Suntracs), señala que se ve ‘difícil', pero ‘trataremos de hacer el esfuerzo', indica.

Al respecto, la viceministra de Trabajo y Desarrollo Laboral, Zulphy Santamaría, expresó su confianza en que nuevamente se llegará a un consenso, ya que las partes están apuntando hacia ese objetivo.

La funcionaria aclaró, sin embargo, que son los trabajadores y los empleadores quienes deben llegar a ese acuerdo, porque el rol del Gobierno es crear ese ambiente propicio para facilitar que se llegue al consenso.

Las reuniones de ponencias técnicas se realizarán todos los miércoles del mes de noviembre, de acuerdo con lo acordado.

EL SALARIO MÍNIMO EN PANAMÁ

En Panamá, el primer salario mínimo se registró el 1 de enero de 1960. En esa ocasión se dividió el país en dos regiones y cada una tenía un salario mínimo distinto. La Región 1 era conformada por las ciudades con más de 20,000 habitantes y tenía un salario de 40 centésimos de dólar la hora. La Región 2 la integraban las ciudades de menos de 20,000 habitantes y tenía un salario de 25 centésimos de dólar la hora. Desde 1960, se han realizado 15 acuerdos de salario mínimo. El último entró a regir el 1 de enero de 2016, y se espera que el siguiente entre en vigencia en 1 de enero de 2018.

Con el tiempo, la estructura del salario mínimo se ha complicado. De una estructura inicial en 1960 muy sencilla, dentro de la cual se establecía básicamente dos salarios mínimos, con el tiempo se ha pasado a una estructura compleja basada en tres pilares. El primero, el salario mínimo por región; segundo, el salario mínimo por actividad económica y el tercero, el salario mínimo por tamaño de empresa.

El objetivo central de una política de salario mínimo se enmarca dentro del ámbito social, específicamente en la protección y el fortalecimiento del poder adquisitivo de los trabajadores que devengan los menores ingresos, de forma que se constituya en un instrumento de redistribución del ingreso y reducción de la pobreza.