La Estrella de Panamá
Panamá,25º

22 de Oct de 2019

Economía

Impacto comercial de la cannabis medicinal

El proyecto de ley 595 aprobado en primer debate evitaría que familiares de pacientes con enfermedades neurológicas ‘contrabandeen' estos medicamentos

El proyecto 595 es el punto 38 para discutir en segundo debate en el orden del día de la Asamblea.

El uso de medicamentos que en su composición contengan cannabinoides pasó el primer debate ante la Comisión de Trabajo, Salud y Desarrollo Social de la Asamblea Nacional; sin embargo, el impacto económico que podría representar este negocio no ha sido cuantificado, aunque la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró que su consumo no debe ser considerado como una droga, al no representar problemas para la salud.

El proyecto de ley 595 busca que los medicamentos con los cannabinoides THC (delta-9-tetrahidrocannabinol) y el CBD (cannabidiol), que son los más abundantes en la planta, puedan ser importados a Panamá y que la población que los requiere no los introduzca como contrabando.

El medicamento es solo un complemento de un tratamiento con fármacos. Dependiendo de la dosis y el medicamento con cannabis, un consumidor destina cerca de $100 mensuales, valor similar a los fármacos que controlan la enfermedad y son de uso legal; pero el costo del tratamiento aumenta, ya que según la condición del paciente, podría ser combinado con más fármacos. Curiosamente, Ivette Petkovich, portavoz del Cannabis Career Institute Español comentó a EFE en 2014 que ‘en un futuro la industria derivada de la comercialización de esta planta para fines médicos podría ser un motor económico. ‘Hay una gran demanda' y no se están haciendo los planes de negocios adecuados'.

Mientras tanto en Uruguay, donde se desarrolla una cultura cannábica desde julio de 2017, al legalizarse su consumo para fines medicinales, estos solo son recetados para pacientes con enfermedades neurológicas y a exadictos a drogas más fuertes o duras. En ese país suramericano, los especialistas recetan el medicamento con cannabinoides para tres grandes usos terapéuticos: los cuidados paliativos, las enfermedades neurológicas, así como la deshabituación a drogas más fuertes.

En el caso de los cuidados paliativos, la cannabis medicinal es aplicada a pacientes terminales, ya que disminuye la percepción del dolor y mejorara el confort. En el caso de las enfermedades cerebrales, como la esclerosis múltiple o ciertos tipos de epilepsia, lo emplean como ‘tratamiento compasivo', al no conseguir con otras terapias los resultados esperados y provocar efectos secundarios invasivos.

En Uruguay el consumo es controlado por el Gobierno. Los datos de las personas autorizadas reposan en una base de datos electrónica donde verifican la compra semanal de hasta 10 gramos a unos $30.

En Estados Unidos y Canadá, el consumo de la cannabis medicinal es más avanzado, pues abarca alimentos. En California, se comercializa Nutella con cannabis, para quienes estén autorizados a consumirla como terapia medicinal. Se trata de Nugtella, una versión de la crema con avellana y chocolate, pero que posee un toque de cannabis. La misma es una idea de un dispensario de mariguana medicinal de ese estado, Organicares. Posteriormente, la compañía Nutella emprendió acciones legales, por el uso del nombre.