La Estrella de Panamá
Panamá,25º

15 de Oct de 2019

Economía

Argos, Cemex y Holcim multadas en Colombia

Por acuerdos entre dichas empresas, las mismas apalancaban los precios del cemento paralelamente, a razón de un 20% más que el nivel de la inflación

Entre las tres cementeras, se reparten el 96% del mercado colombiano

Por cartelización empresarial para la fijación de los precios del cemento gris Pórtland Tipo 1 en Colombia, la Superintendencia de Industria y Comercio de ese país sancionó a las cementeras Argos, Cemex y Holcim, junto con seis altos directivos de estas empresas por unos $72 millones en total.

La sanción, que fue impuesta en diciembre pasado y confirmada hace unos días, a las tres cementeras más grandes de Colombia y que representan el 96% del mercado colombiano, tiene como causa la existencia de un acuerdo en la modalidad de paralelismo consciente para la fijación de los precios ex fábrica del cemento gris Pórtland Tipo 1 entre enero de 2010 y diciembre de 2012.

La investigación confirmó que los precios de las tres cementeras para el mismo producto tuvieron un acentuado comportamiento paralelo (paralelismo de precios) durante el periodo investigado y que ‘ARGOS, CEMEX y HOLCIM no ofrecieron una explicación económicamente razonable ni verídica que justificara dicho paralelismo ni la manera como se fijan los precios al interior de dichas empresas', según la resolución de la entidad.

El precio aumentó el 29.9% entre 2010 y 2012, mientras que la inflación causada en ese mismo período de 3 años fue de 9.3%, es decir, que aumentó 20% por encima de la inflación de mercado, explica la entidad gubernamental en su sitio oficial.

El caso nació a raíz de denuncias donde los usuarios se quejaban de continuas alzas en el precio del cemento en Colombia, que afectaban a los más pobres y las viviendas de interés social; también porque ‘en Colombia se estaba pagando el precio más alto por tonelada de cemento', que los insumos subían de precio cado dos meses o al menos tres veces al año, que los productores manejaban precios con acuerdos hechos entre las distintas marcas y que las cementeras no tenían ningún control para subir el precio, según el fallo.