La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Economía

Crisis en Air France y KLM tras huelga salarial

El presidente de la compañía dimitió el pasado viernes tras el fracaso de su oferta de aumento salarial del 4%. Los empleados tienen 7 años esperando un aumento

La huelga por aumento salarial cumple hoy su decimoquinto día

El conflicto salarial de Air France, que hoy vive su decimoquinta jornada de huelga, ha derivado en una fuerte crisis del grupo franco-holandés con la dimisión de su presidente, Jean-Marc Janaillac, y la consiguiente incertidumbre, que ha provocado un bajón en bolsa de sus acciones. Los títulos de Air France-KLM se dieron un batacazo el día de ayer aunque se moderó durante la jornada hasta cerrar en el 9,83%. Esa fue la primera reacción del mercado al estupor causado por el anuncio de dimisión de Janaillac, tras el revés que sufrió el viernes con los resultados de la consulta a los trabajadores que él mismo había organizado para intentar poner fin a los paros que se suceden desde finales de febrero pasado.

Janaillac había puesto en juego su cargo, confiado en que los trabajadores de Air France respaldarían su propuesta de un aumento de los sueldos del 2% este año y del 5% suplementario en los tres siguientes porque el seguimiento de los paros hasta ahora ha sido claramente minoritario, inferior al 10% de la plantilla en términos globales.

Sin embargo, los empleados no sólo participaron masivamente (80.33%) en una votación criticada por los sindicatos porque pretendía deslegitimarlos como interlocutores, sino que también se pronunciaron mayoritariamente (55.44%) contra el presidente.

Detrás de esa desautorización de quien ha llevado las riendas de la empresa durante algo menos de dos años y que será sustituido el 15 de mayo está el descontento de una planilla que, tras siete años de congelación salarial, se considera con derecho a recibir una parte de los beneficios de 2017.

Ese año el grupo -integrado por Air France, la holandesa KLM y la filial de bajo coste Transavia- obtuvo un resultado de explotación récord de 1,488 millones de euros, un 42% más que en 2016. El problema es que más del 60% de esa cifra procedía de KLM, pese a que la facturación de esta marca es un tercio inferior a la de Air France, cuya rentabilidad es netamente inferior y que tiene una estructura de costes más elevada que muchos de sus competidores.

El Gobierno francés, que tiene el 14% de la compañía, advirtiío a los huelguistas que el Estado no asumirá las deudas. Además, no sólo consideró "injustificadas" las demandas salariales, sino que hizo notar que el futuro de la aerolínea "está en juego" y que, "si Air France no hace los esfuerzos de competitividad necesarios, desaparecerá'.