La Estrella de Panamá
Panamá,25º

15 de Oct de 2019

Economía

Malas perspectivas para el sector

El gremio vaticina dos años difíciles para la construcción, que caerá en un bajón cíclico para repuntar, nuevamente, en dos o tres años

Se espera una severa disminución en la ejecución de proyectos.

Durante el primer trimestre de 2018 el costo de la construcción se desplomó 39.9% en comparación con igual periodo de 2017, y las previsiones de la Cámara Panameña de la Construcción (Capac) apuntan a que el sector podría perder mayor dinamismo en los próximos meses, con la aproximación de las elecciones, la entrada de un nuevo periodo presidencial y la reciente paralización de los obreros.

Así lo señaló a La Estrella de Panamá , Eduardo Rodríguez, director general de Capac, sin precisar mayores detalles sobre sus estimaciones porcentuales de desaceleración para la industria. ‘Está probado que las actividades productivas se reducen y la inseguridad del inversionista se incrementa a la espera de un nuevo gobierno que se plantea nuevos planes de desarrollo', afirmó el director general del gremio que aglutina a los empresarios del sector construcción.

Sus previsiones apuntan a que el reciente paro de trabajadores podría agravar aún más la situación de la industria, pues asegura que estos eventos ‘no' favorecen la sustentabilidad del sector, por lo que se esperan años difíciles.

‘Esto es como una carrera de velocidad, te tocas el hombro, miras para atrás y pierdes el impulso. Así ha sucedido con la industria, y no esperamos una dinámica favorable en lo que resta del año. Confieso que en nuestras apreciaciones, estamos en un punto bajo de la industria, y las expectativas de lograr un crecimiento sostenible están a más de dos o tres años', afirmó Rodríguez.

Según Rodríguez, uno de los factores que más impactará es el inventario de obras. Cualquier inversionista que hoy tenga 40 o 60 apartamentos por vender, como el mercado está deprimido, no va a iniciar un nuevo proyecto, sino que va a vender el inventario para luego replantear nuevos proyectos. Y en los locales comerciales se espera de igual manera.

‘La industria va a tener un periodo de reajustes. Históricamente esto ha sido cíclico. Tenemos grandes picos y luego baches en función de un elemento cíclico que vive el sector periódicamente', indicó el director general del gremio.

Sin embargo, Rodríguez considera que las obras públicas como el desarrollo de puertos, la carretera de Sajalices y la construcción del tren Panamá- David son alicientes para rescatar un sector que a lo largo de los años ha demostrado ser de gran importancia para mantener el dinamismo de la economía panameña.

EFECTO COLATERAL DEL PARO

De acuerdo con Rodríguez, la reciente paralización de 30 días en la construcción también tendrá un impacto colateral en la actividad, que además ya viene zigzagueando hace unos años.

De acuerdo con Rodríguez, la huelga que se dio en el marco de la negociación de la Convención Colectiva Capac-Suntracs para el periodo 2018-2021 produjo pérdidas económicas a los inversionistas, pero todavía no se pueden cuantificar a ciencia cierta, ya que están en etapa de recalcular, reprogramar obras y contactar a los proveedores.

Pero más allá del aumento en la construcción en general se espera una severa disminución en la ejecución de proyectos, en especial de viviendas, advirtió el presidente de la Asociación Panameña de Corredores y Promotores de Bienes Raíces (Acobir), Aldo Stagnaro, a través de un comunicado. Y la rentabilidad y sostenibilidad de las empresas también provocarán un mayor desempleo en el sector, señaló.

Durante el primer trimestre de 2015, el costo de la construcción creció 21.4%, en el 2016 disminuyó -3.9%, en 2017 subió 8.1%, y en 2018 se desplomó 39.9%, la peor cifra que ha registrado en los últimos cuatro años, según cifras del Instituto de Estadísticas y Censo (INEC) de la Contraloría General.

El regente de la Capac explicó que los aumentos de salario en los dos primeros años son conservadores, a la expectativa de que en el tercer año la industria se haya dinamizado y pueda absorber con mayor holgura esos incrementos. Por eso los montos más bajos se reparten los dos primeros años y después aumentan.