Panamá,25º

11 de Dec de 2019

Economía

Crece el crédito doméstico privado

El crédito sigue siendo el pilar del consumo en Panamá. Este año se incrementó en 6.2% a marzo, siendo el hipotecario el de mayor peso

El crédito para autos creció 2.3% a marzo.

El crédito doméstico al sector privado a marzo pasado se ubicó en 6.2% en comparación con igual periodo del 2017.

El último informe de actividad bancaria publicado ayer reveló que al tercer mes de 2018 los sectores que impulsaron el crecimiento están asociados a la banca de personas, especialmente hipoteca (7.3%) y préstamos personales (10.4%).

El crédito hipotecario residencial es el de mayor demanda. Al cierre de marzo este financiamiento registró un aumento de 7.3%.

Por otra parte, el saldo de los créditos hipotecarios concedidos totalizó $16,237 millones, registrando una expansión de $1,111 millones con respecto a marzo de 2017.

En tanto, las viviendas con la ley de interés preferencial abarcan el 36.4% de la cartera hipotecaria, es decir, unos $8,315 millones, con una tasa de 5.50%.

El informe de la Superintendencia Bancaria de Panamá (SBP) también detalla que la cartera de consumo personal crece a un ritmo sostenido de 10.4%.

Uno de los segmentos más dinámicos fue el orientado a crédito de autos, que creció 2.3% en marzo de 2018 con respecto a igual mes de 2017.

De igual manera, el financiamiento por tarjeta de crédito también mostró cifras significativas, al tener un aumento de 10.6%.

En cuanto a la calidad de la cartera del Centro Bancario Internacional, el componente moroso representó el 1.7% y la cartera vencida abarcó el 1.6%.

Sin embargo, detalla el informe de la SBP que los componentes con morosidad cuentan con garantías, ya que la dinámica del saldo de cartera vencida muestra que la expansión del nivel de crédito de los bancos no ha significado un deterioro relevante de la calidad de la cartera, pues sugiere que las entidades de intermediación financiera han realizado una adecuada gestión en el otorgamiento de crédito.

Los datos a marzo 2018 revelan un incremento en las provisiones específicas para las diferentes categorías de riesgos, alcanzando los $760 millones para ese periodo.

El informe destaca que en ese renglón se constituyeron provisiones dinámicas sobre el incremento de todas las facilidades crediticias que carecen de provisión específica asignada, es decir, sobre las facilidades crediticias clasificadas en la categoría normal. Con lo que a partir de la implementación de esas provisiones, la reserva de los bancos registra un saldo a marzo de 2018 de $1,199 millones.