Temas Especiales

23 de Jan de 2021

Economía

Reestructuración, tendencia de las Pymes

El énfasis que se hace en el presente siglo con respecto a las prácticas orientadas al emprendimiento propicia la creación de un canal al posicionamiento de la pequeña y mediana empresa como pilar para el crecimiento de los países en convergencia al desarrollo

En tiempos donde el concepto emprendimiento gana mayor relevancia como pilar de desarrollo y crecimiento económico, surge la necesidad de crear y plasmar ideas de negocios que integren la planeación como acción a la determinación de metas y objetivos reales y medibles. Sin embargo, hoy en día nos encontramos con una realidad distinta donde los emprendedores inician su aventura con una pobre orientación en temas administrativos o en otros casos simplemente ignoran la importancia de la materia.

Hoy día las Pymes son consideradas como crecimiento para países en períodos de convergencia al desarrollo sostenible. Esto como resultado del impacto positivo que estas han demostrado tener en cuanto al establecimiento de nuevas industrias y sus lineamientos, así como su contribución al fomento del empleo que promueve ser una fuente de incremento de la clase media.

Dicha afirmación corroborable con estimaciones y cifras publicadas por parte de organismos internacionales. Entre estas, la consideración de las Pymes como futuros suplidores de plazas de trabajo para un porcentaje significativo de la población que converge a la etapa de vida profesional y que probablemente no cuenta con una educación que cumplan con los requerimientos de industrias más sofisticadas.

De acuerdo con las plazas de trabajo mayormente ofertadas en los buscadores de empleos y cazatalentos destaca la tecnología, un área donde gran número de personas no cuenta con los perfiles sofisticados en la materia. Dicho hecho potencial se exacerba al integrar a la visión las estimaciones de un crecimiento exponencial de la población mundial.

Otro dato que corrobora la importancia de las Pymes como estructura organizacional la identificamos en las cifras publicadas por el Banco Mundial con respecto a las plazas de trabajo ofertadas en los mercados emergentes. Los datos indican que un 60% y 40% de las plazas laborales del PIB en los mercados emergentes respectivamente son atribuibles a las Pymes. Por otro lado, en nota publicada por el Banco Europeo de Desarrollo y Reconstrucción ‘Why small business matters?' se corrobora la importancia de estas entidades al indicarse que aquellos mercados a los cuales están dirigidos sus esfuerzos están compuestos de un 99% Pymes.

Las previas razones, no exhaustivas, sobre la capacidad de potenciar el desarrollo y crecimiento de la economía tanto en el ámbito local e internacional se ven empañadas por las ineficiencias administrativas que imponen limitaciones al buen giro de las operaciones de negocio, hecho que se evidencia a partir de una serie de acciones que no son cónsonas al esperado ambiente de negocio coordinado donde las prácticas administrativas y las estrategias con objeto al cumplimiento de metas y objetivos son base.

A manera de ejemplo, es muy común encontrarse en la práctica con emprendedores que alegan que sus actuales dificultades en el camino al éxito surgen por una pobre orientación o en otro caso ignoración de la materia y conceptos básicos como lo es la utilidad neta.

Otra conducta muy común es la tendencia a confundir volumen con ganancia, tal como se alega en el supuesto de que a mayor volumen se logran mayores beneficios que se reflejarán en los resultados operativos. Este supuesto del volumen-ganancia podría catalogarse como una proposición que encamina a la pérdida principalmente sino existe un manejo adecuado de los productos y servicios. La expresión más directa la tenemos en las constantes promociones donde los márgenes operativos no son analizados e integrados a las estrategias de los canales de venta.

Ya sea por una u otra de las razones previamente citadas, hoy día se reporta una tendencia de las Pymes, principalmente la mediana empresa a la prácticas de reestructuración entre el 2do y 3er año de operaciones. Considerando la naturaleza a la reestructura se podría alegar que esta es una práctica común de la búsqueda de optimización de resultados y que por ende es parte de las acciones de las entidades en busca del buen ambiente de negocio.

Sin embargo, bajo el contexto previamente citado sobre la pobre orientación u ignorancia de la materia administrativa, las perspectivas de este accionar se desvían de su común comprensión. No es lo mismo una práctica de reestructuración propiciada por factores macroeconómicos que impactan el giro normal de un determinado negocio, a aquellas que se propician resultado de las prácticas internas.

Accionar

FICHA

La autora conduce el segmento ‘Su ventana financiera' en @Estrellaonline

Nombre completo: Laritza del Rosario Lezcano Navarro

Ocupación: Consultora Financiera

Resumen de su carrera: Master en Inversiones y Finanzas y Diplomado de Economía y Finanzas de la Universidad Queen Mary University of London. Licenciatura en Contabilidad, Banca y Finanzas de la Universidad Santa María La Antigua de Panamá. Experiencia laboral en auditoría comercial, análisis financiero e implementación de análisis cuantitativo.

Las Pymes y su correcto desenvolvimiento son un determinante de la salud de la economía, principalmente de los países en desarrollo donde todavía hay espacio para la definición e inclusión de nuevas industrias, por lo que los esfuerzos dirigidos a su promoción deben de ser potenciados, pero bajo el planteamiento de la necesidad de una adecuada planeación. De lo contrario, la proliferación de estas entidades se convierte en una fuente de riesgos para las economías.

Por ejemplo, siendo las Pymes una fuente potencial de plazas de trabajo, si estas fallan se da lugar a un mayor número de personas sin poder adquisitivo lo cual se traduce en un menor consumo que conlleva a que otras industrias se vean afectadas por bajas en lo que a demanda respecta.

Los negocios siempre estarán expuestos a un sinnúmero de riesgos de mercado que pueden conllevar a la falla de las operaciones. Sin embargo, como se explica en esta tendencia en particular, se deben de integrar correctivas de parte del emprendedor como de los ambientes de negocio y lineamientos que los rigen. Siendo la administración un factor controlable, no debería porqué convertirse en una limitación permanente para dichas entidades.