Panamá,25º

13 de Dec de 2019

Economía

Panamá estrena su política de austeridad con un presupuesto a la baja para el 2020

El Gobierno de Cortizo presentó para su aprobación ante la Asamblea un proyecto de presupuesto para 2020 350 millones por debajo del año 2019

Laurentino Cortizo, presidente de PanamÁ (Archivo).

El presupuesto planteado por el nuevo Gobierno de Panamá para 2020 es menor que el precedente, una situación inédita en un país que intenta recuperar el ritmo de crecimiento rampante, líder en Latinoamérica, que vivió por cerca de un lustro y que encara un período de "austeridad" entre el optimismo y el temor de los economistas.

"Hay que amarrarse los pantalones", repetía este fin de semana el presidente Laurentino Cortizo, quien asumió el poder el pasado 1 de julio para el período 2019-2024, durante la puesta en marcha de un plan para combatir la pobreza en 300 de los 671 corregimientos del país enmarcado en su programa de "austeridad con eficiencia".

El Gobierno de Cortizo presentó para su aprobación ante el Parlamento unicameral, donde su Partido Revolucionario Democrático (PRD) tiene amplia mayoría, un proyecto de presupuesto para 2020 de 23,316 millones de dólares, 350 millones por debajo del año 2019.

Es la primera vez desde que inició el período democrático tras la caída de la dictadura, en 1989, que un presupuesto nacional es menor que el del año precedente, destacaron a Efe los economistas Rolando Gordón, exdecano de la facultad de Economía de la estatal Universidad de Panamá, y el analista Adolfo Quintero.

El 50.6 % del presupuesto se destinará al gasto del Gobierno central, el 18.1 % a inversiones y el 31.3 % a la deuda pública. Las áreas con mayores asignaciones son los servicios sociales (10,192 millones de dólares), los servicios financieros (3.371 millones de dólares) y las infraestructuras (1,869 millones), dijo el Gobierno.

"La actual Administración heredó niveles de déficit fiscal que superan más del doble de lo que permite la Ley de Responsabilidad Social Fiscal y, además, obligaciones por pagar al 31 de diciembre de 2018 por aproximadamente 1,100 millones de dólares", argumentó el Ejecutivo.

HAY UNA CORRECCIÓN DE LAS CUENTAS PÚBLICAS

Para el analista Quintero el presupuesto de 2020, que debe ser aprobado por el Parlamento, "es realista" y sincera las cuentas públicas después de que la anterior Administración de Juan Carlos Varela (2014-2019) "inflara la expectativa de ingresos de 2019 para poder aumentar los gastos".

"Se ha entrado en un proceso de corrección necesario, como también fue necesario recortar este año los gastos por 1,400 millones de dólares", recordó el analista.

El fisco panameño depende principalmente de los ingresos tributarios -que se han debilitado en los últimos años por la caída de la actividad económica y una recaudación ineficiente- y de los aportes del Canal de Panamá, que se han multiplicado tras la puesta en operación de la ampliación a mediados de 2016, un panorama que se puede ensombrecer por la guerra comercial entre EEUU y China.

LA CAMISA DE FUERZA DEL DÉFICIT FISCAL

El Gobierno de Cortizo ha hecho recortes al presupuesto de 2019 para reducir el déficit fiscal de este año, que superaría el 3.5% del producto interno bruto (PIB), muy por encima del máximo de 2% establecido por la llamada Ley de Responsabilidad Fiscal.

Asimismo, la reducción presupuestaria de 2020 afecta las partidas de gasto de funcionamiento del sector público no financiero y también la inversión, en un intento por cumplir con la ley vigente que establece un déficit máximo del 1.75 % para ese año, explicó el exdecano Gordón.

En la proyección de 2020, por otra parte, se eleva la partida del pago de deuda pública, cuyo monto total ya equivale "casi al 40% del PIB, por lo que están (el Gobierno) tratando de manipular para no pasar de allí y poner así en peligro el grado de inversión" de Panamá, añadió Gordón.

LA REACTIVACIÓN DE LA ECONOMÍA

A juicio del exdecano universitario los recortes al presupuesto impedirán al Estado "jugar este año y el otro (2020) el rol que le corresponde en política fiscal para reactivar la economía" en el nivel esperado de un crecimiento del 5% o más, necesario para generar nuevos puestos de trabajo y reducir la tasa del desempleo ubicada en el 6.4%.

"Creo que el presupuesto no va a cumplir con las expectativas de la población y pueden comenzar las protestas sociales, porque este presupuesto no va a resolver los problemas", opinó Gordón.

Panamá cerró 2018 con un crecimiento del PIB del 3.7%, la tasa más baja desde 2009 (2.4%), y para este año el Fondo Monetario Internacional (FMI) redujo de 6% a 5% la previsión de crecimiento debido al debilitamiento de los sectores de la construcción y los servicios.

La Cámara de Comercio, Industria y Agricultura de Panamá (CCIAP), una de las más importantes del país y que agrupa a más 1,700 empresas de 15 sectores económicos, calcula que el PIB de este 2019 se expandirá alrededor del 4.5%.

Quintero por su parte cree que el PIB se expandirá un 4.8% este año y supedita un crecimiento igual o mayor al 5% en 2020 "fundamentalmente a la inversión privada".

"Yo sí creo que el presupuesto de 2020, que es un supuesto, es bastante realista", añadió el analista al descartar alguna conflictividad social derivada de los recortes, porque "se va a cumplir con los compromisos adquiridos".

Por: Giovanna Ferullo