Panamá,25º

21 de Jan de 2020

Economía

'Tira y jala' entre empresarios y trabajadores por el ajuste salarial

En la recta final de las negociaciones del nuevo salario mínimo, ninguna de las partes quiere dar su brazo a torcer. Los empresarios abogan por una revisión más que por un aumento. Los obreros exigen un salario acorde con la realidad actual

Los debates salariales siguen el 10 de diciembre, cuando ya debe haberse logrado un consenso.Lourdes García | La Estrella de Panamá.

A pocos días de que venza el plazo establecido de las negociaciones del nuevo salario mínimo que empezará a regir a partir del 2020, ni los trabajadores ni los empresarios quieren doblegar sus posturas sobre sus intereses en las discusiones dentro del Consejo Nacional de Salario Mínimo.

Mientras los empresarios abogan más por una revisión que por un aumento salarial por las condiciones económicas actuales; los obreros mantienen firme su petición de un ajuste salarial de $1,040, más acorde con la realidad actual de los panameños.

Contradicciones por el ajuste salarial

El Consejo Nacional de Trabajadores Organizados (Conato) afirmó que las 12 propuestas que presentaron las organizaciones de trabajadores durante las negociación fueron rechazadas en su totalidad por los patronos.

Para Araceli De Gracia, coordinadora de Conato, “esta actitud nos demuestra que los empresarios no tienen voluntad de negociar porque pretenden imponer criterios sin sustentos en los indicadores económicos analizados por la comisión”.

En ese sentido, advirtió que la situación se da por la postura del sector privado en no querer aumentar el salario mínimo.

Al respecto, Julio De La Lastra, presidente del Consejo Nacional de la Empresa Privada (Conep) consideró que ningún empresario está en contra de subir el nivel salarial de sus empleados, sino que más bien están ponderando las actuales condiciones económicas que vive el país.

“Creo que no hay condiciones favorables para hacer un incremento debemos enfocarnos en reconstruir la economía”,

JULIO DE LA LASTRA
PRESIDENTE DE CONEP

“Creo que no hay condiciones favorables para hacer un incremento, debemos enfocarnos en reconstruir la economía y ver cómo se generan empleos dignos ”, puntualizó De La Lastra.

No obstante, Conato advirtió que de no darse un conceso por el monto del salario mínimo, “los empresarios confían en que el Gobierno favorecerá sus aspiraciones, tal y como ha sucedido con la mayoría de las medidas económicas que exigieron y en las que se les complació”.

Maribel Gordón, representante de la Confederación Nacional de Unidad Sindical Independiente (Conusi) en la mesa técnica de salario mínimo destacó que “en las reuniones los empresarios plantearon un 0%, mientras que Conusi $1,040 para el aumento” salarial.

La representante de Conusi mencionó que a pesar de que no se han dado aumentos escalonados, los precios suben todos los días y frente a eso la brecha entre costo de vida y salario cada vez se distancia más.

“El 53% de los salarios no cubren ni siquiera el costo de la canasta básica. Esto demuestra que aunque se tiene un trabajo se sigue viviendo en pobreza. Esta es una situación que hay que intervenir para que se garantice un salario mínimo digno”, recalcó.

Respecto a la propuesta salaria que exigen los obreros, De La Lastra expresó que “desafortunadamente” el sector privado nunca estará de acuerdo con un monto de esa categoría.

“Ese incremento no tiene ningún sustento legal, económico y financiero. Además, no hay forma de justificar ese tipo de salario con un salario mínimo como el de Panamá”, sostuvo.

Recomienda reducir los tipos de salarios

Por otro lado, el economista Felipe Argote catalogó de “absurdo” que en el país se estén trabajando con más de 30 tipos de salarios mínimos dentro de una población de cuatro millones de habitantes, cuando solo se deberían establecer uno o dos.

“Se debe establecer un solo salario mínimo que indique que con ese monto todas las personas puedan vivir según sus condiciones y las que presenta el país”, apuntó Argote .

El próximo 10 de diciembre es la fecha tope para que ambas partes lleguen a un consenso sobre el nuevo ajuste salarial. Y de no lograrse, la decisión quedará en manos del Ejecutivo.