Temas Especiales

10 de Jul de 2020

Economía

Salvar la economía es también prioritario

Es urgente, según los expertos, contener el coronavirus sin parar la economía. Los gobiernos latinoamericanos han anunciado estímulos monetarios y fiscales, además de suspensión del pago de impuestos

Las economías de América Latina registrarán una grave contracción del producto interno bruto (PIB) durante el segundo y tercer trimestre de este año, que podría extenderse hasta finales de 2020 dependiendo de la evolución del Covid-19, que ha sembrado contagios y muerte en todo el mundo.

“Las experiencias en otros países demuestran que solo seremos capaces de salir adelante si actuamos todos juntos”Archivo | La Estrella de Panamá

Es urgente, según los expertos, contener el coronavirus sin parar la economía. Hay que revitalizar la región porque solo economías fuertes, junto con eficaces sistemas sanitarios, serán capaces de ganar la batalla a las graves consecuencias de esta pandemia.

Los expertos consideran que una vez que están en ejecución las medidas para contener la propagación del virus y confinar a los contagiados, también deben ponerse en marcha los estímulos necesarios para que los agentes económicos recuperen la confianza y comience a fluir el consumo y la inversión. No hacerlo, equivale a entrar en una irremediable recesión.

Flexibilizar el crédito

Para enfrentar la pandemia, la Comisión Económica para América Latina (CEPAL) recomienda el respaldo público para incentivar el crédito, junto con la flexibilización de los requisitos de capital y liquidez para los bancos a fin de garantizar el financiamiento a las empresas y mantener su actividad protegiendo el empleo.

La CEPAL estima que después de la contracción en el comercio exterior durante 2019, la expansión del virus podría causar una crisis comercial y económica en la región con una reducción del margen de crecimiento a 0% e, incluso, hasta -2%. No puede anticiparse aún cuál será la magnitud del daño a las economías regionales.

El hundimiento de los mercados, las restricciones a los vuelos, el derrumbe del turismo, la cancelación de eventos y las pérdidas del comercio, junto con la caída de los precios de las materias primas y el petróleo, son los primeros efectos del nuevo coronavirus.

Comercio con China

En el aspecto comercial, el impacto se verá fundamentalmente por la fuerte relación que los países latinoamericanos mantienen con China –donde se originó el virus–, destino del 10% de las exportaciones regionales y el proveedor del 18% de sus importaciones.

Los gobiernos latinoamericanos han anunciado estímulos monetarios y fiscales, además de suspensión del pago de impuestos, alivio de cargas a las empresas, protección a los trabajadores, la creación de bonos para los grupos más vulnerables de la población y medidas de control de precios ante la especulación sobre artículos de primera necesidad y sanitarios.

En Costa Rica, el Gobierno decretó una moratoria de tres meses para el pago de impuestos, renta de empresas, aranceles de aduanas y las cuotas de las empresas a la seguridad social y redujo la tasa de interés al 1,25% como un efecto en cadena de la decisión de la Reserva Federal de Estados Unidos de dejar en casi 0% las tasas de intereses.

El Ejecutivo costarricense también anunció una moratoria a las deudas, incluyendo el capital e intereses, y un seguro para que el sector turístico pueda enfrentar las cuarentenas impuestas por el Covid-19. Ha puesto, además, en ejecución una tarifa preferencial por concepto del seguro de riesgos del trabajo para empresas de menos de 30 trabajadores.

Estímulo al turismo

Tanto en El Salvador, como en Guatemala, Honduras y República Dominicana se están implementando medidas específicas para reducir el impacto económico del coronavirus, como aplazar el pago de impuestos de las pequeñas y medianas empresas.

En El Salvador, además de las exenciones fiscales de 6 a 12 meses, el Gobierno subsidiará en 40% la planilla del sector privado, absorber parte de la deuda privada, alargará los plazos de pago a los bancos y otorgará créditos a bajo interés.

El Gobierno de Guatemala está pidiendo al sistema financiero flexibilizar los criterios a fin de apoyar las cadenas de proveedores y operaciones de las empresas y que la banca cuente con la suficiente liquidez para atender las necesidades tanto de la población como de las diferentes actividades productivas.

El Instituto Guatemalteco de Seguridad Social y el Instituto de Recreación de los Trabajadores prorrogará el pago de las obligaciones patronales trasladándolas sin ningún tipo de mora y multas.

En Honduras se aprobó un período extraordinario de exención del IVA a productos alimenticios de la canasta básica e insumos médicos y un plazo de 180 días para el pago de préstamos.

El Gobierno de Colombia confirmó que habrá plazos especiales para la presentación de la declaración de impuestos y el pago de la liquidación privada de la contribución fiscal para promoción del turismo. Se destinarán $600 millones como línea de crédito dirigida a los sectores de turismo y aviación. Las personas mayores de 70 años recibirán un aumento de las pensiones, subsidios en los medicamentos y una canasta básica alimentaria.

Bono para familias

Ecuador recortará el gasto público en $1,380 millones, aplicará un impuesto único a vehículos, dará una contribución especial a los empleados públicos, reperfilará el servicio de la deuda externa, adoptará medidas de incentivos fiscales y refinanciará el crédito. El cobro de cuotas de las entidades financieras en Ecuador se postergará hasta por 60 días a causa de la pandemia de coronavirus.

Para fomentar el teletrabajo, como están haciendo la mayoría de los gobiernos de la región, en Ecuador la Corporación Nacional de Telecomunicaciones duplicará la velocidad de internet en forma gratuita de 10 mbps a 20 mbps benefiando a 155,000 clientes. Pospondrá, igualmente, el pago de los servicios de agua y electricidad a nivel nacional.

El Gobierno de Perú aprobó un bono de $105 para cada familia que se encuentre en una situación vulnerable y que se vea afectada durante el período de cuarentena impuesto para contener la expansión del coronavirus. Esa suma es un aporte importante si se toma en cuenta que el salario mínimo en ese país es de $260 mensuales.

Las personas mayores de 60 años deberán quedarse de manera obligatoria en su casa, pero con la remuneración correspondiente. Ese tiempo no deberá ser descontado de las vacaciones. Perú ha impuesto, además, férreos controles para evitar la especulación y garantizar el abastecimiento de alimentos en los mercados del país.

En Chile, el Gobierno y el sector privado acordaron acciones coordinadas bajo el criterio de que solo con medidas de cooperación público-privadas se reactivará la economía y se garantizarán los empleos. El Gobierno inyectará liquidez a las pequeñas y medianas empresas. Está previsto el anuncio de un aumento de la asignación universal por hijo, así como también un refuerzo en los controles de precios a productos ligados a la contingencia por el coronavirus.

En Bolivia, se otorgará una licencia especial a los mayores de 60 años, las entidades financieras, el sistema tributario y aduanero flexibilizarán, reprogramarán las deudas y se prorrogará el pago de créditos y servicios como el agua, la electricidad, el gas e internet.

Recorte a tasas de interés

En Paraguay, el Banco Central realizó un recorte de tres cuartos de punto a su tasa de interés para mitigar el impacto del brote, fijándolo en 3,25%. Junto con los estímulos monetarios y fiscales para apuntalar la economía, el Gobierno estableció una línea de crédito por $160 millones a disposición de las empresas. No cobrará las facturas de electricidad y agua, se otorgará un estímulo al consumo durante 12 meses y una reducción del 50% al precio del combustible y 40% al costo del transporte público.

El Gobierno de Argentina inyectará recursos para que la economía y el empleo se sostengan. Aumentará la asignación universal por hijo en $50, eximirá el pago de contribuciones patronales sobre todo a empresas de turismo y hotelería y cubrirá el 50% de los salarios de los trabajadores que pierdan su empleo. Destinará $1,600 millones para inversiones en obras públicas a fin de reactivar la economía. Eso será acompañado de créditos blandos a las empresas y aportes de liquidez para algunos sectores de la economía.

Todo eso en el marco de un acuerdo entre el Gobierno y las 500 principales empresas del país que se comprometieron a respaldar las medidas del Ejecutivo para vencer la pandemia del coronavirus. Esas empresas se presentaron a disposición del Gobierno argentino para trabajar codo a codo en la articulación de esfuerzos públicos y privados, ante la emergencia sanitaria.

“Las experiencias en otros países del mundo demuestran que solo seremos capaces de salir adelante de esta crisis si actuamos todos juntos, sin egoísmos y con el mayor sentido de responsabilidad y patriotismo”, señaló una declaración de los empresarios argentinos.