Temas Especiales

02 de Jul de 2022

Economía

Cepal: pandemia es un episodio 'sin precedentes'

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) califica los efectos de la pandemia como un episodio sanitario y humanitario sin precedentes en el último siglo, en su más reciente informe titulado: "Coyuntura, escenarios y proyecciones hace 2030 ante la presente crisis de Covid-19", publicado el 3 de abril pasado.

Alicia Bárcena, jefa de la Cepal.EFE

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) califica los efectos de la pandemia como un episodio sanitario y humanitario sin precedentes en el último siglo, en su más reciente informe titulado: "Coyuntura, escenarios y proyecciones hace 2030 ante la presente crisis de Covid-19", publicado el 3 de abril pasado. En este sentido, recuerdan que el virus llegó en un momento de lento dinamismo económico a nivel mundial que para contrarrestarlo, los países se han avocado con políticas monetarias, fiscales y fondos de garantía.

En América Latina y el Caribe los efectos directos recaen en la capacidad de reacción de los sistemas de salud, y los indirectos en la contracción de la demanda global y la cadenas de suministro. Cada país ha efectuado sus propias medidas de contención e impactos en el empleo.

El efecto posterior de la pandemia es una rivalidad geopolítica y la lucha por el predominio tecnológico, lo que pone en contraposición a dos potencias: China y Estados Unidos. Hasta 2018, China patentó 50% más de productos que su rival, según la base de datos de la Organización Mundial de la Propiedad.

A diferencia de 2008, la presente es una crisis de personas y de bienestar más no financiera.

Esto genera un rol protagónico de los Estados para suprimir el virus y los riesgos que afectarán a la economía y la cohesión social. Como es conocido, aplanar la curva de contagios requiere de aislamiento y esto contrae la economía, paraliza las actividades productivas y destruye la demanda agregada. Por tanto, la forma más eficaz para no aplanar la economía es cumplir con el confinamiento lo mejor posible y hacer eficiente el sistema de salud.

La salida de la crisis dependerá de la fortaleza económica de cada país, por lo tanto, el papel del Banco Mundial será crucial para garantizar el financiamiento dadas las asimetrías que presentan los países desarrollados y en vías de desarrollo. De la misma forma, adquieren un rol de vital importancia las Naciones Unidas y el Fondo Monetario Internacional para garantizar el acceso al financiamiento, sostener el gasto social y mantener la economía con medidas innovadoras.

La receta económica de Occidente se basa en estímulo fiscal, garantías del Estado y medidas económicas. Entre ellos, préstamos estatales y garantías de crédito para empresas, subsidios de desempleo, aplazamiento de impuestos, subsidios a la seguridad social y aplazamiento de deuda. El gobierno de Italia, por ejemplo, otorgó un 19% del PIB a préstamos de las empresas, Alemania un 41%, Reino Unido 14.9%, mientras que Estados Unidos un 4.1%.

No obstante, América Latina tiene un arrastre de 7 años de lento crecimiento, con tasas crecientes de pobreza y pobreza extrema que alcanzaron hasta un 10% en 2019. En nuestro continente, también se registró el peor desempeño de la inversión y cayó la productividad relativa con respecto al resto del mundo.

Goldman Sachs, por ejemplo, proyectó una tasa de decrecimiento de -3,8%, Capital Economics de -1.9%, Bank of América considera que será del -1.6% y Credit Suisse de -1.5%.

La Cepal vislumbra a mediano y largo plazo la quiebra de empresas, la reducción en la inversión privada, menor crecimiento económico, menor integración de cadenas de valor, y el deterioro de las capacidades productivas y del capital humano.