Temas Especiales

25 de Jan de 2021

Economía

Empresas esperan una disminución hasta de 80% en ventas; muchas no subsistirán

Una encuesta efectuada por el Centro Nacional de Competitividad a compañías de diferentes rubros, evidencia que entre más pequeña la empresa menos probabilidad de subsistir tendrá si se alarga la crisis de Covid-19. Los empresarios piden créditos con nulos o bajos intereses para recapitalizar su actividad, subsidios del gobierno y exoneración de impuestos

Empresas esperan una disminución hasta de 80% en ventas; muchas no subsistirán.

La mayor parte de las empresas, por no decir todas, tiene muy claros los desafíos que va a enfrentar cuando termine la crisis de Covid-19: todos coinciden en que requieren dinero, financiamiento con bajos intereses, exoneración o suspensión de impuestos o [pago de] servicios públicos, agilización y flexibilización de trámites por parte del Estado, entre otros denominadores comunes. Si la crisis dura más de dos meses, las microempresas se verán obligadas a cerrar operaciones porque no cuentan con liquidez para sostener actividades, según una encuesta realizada por el Centro Nacional de Competitividad efectuada los primeros días de abril a empresarios del país.

Empresas esperan una disminución hasta de 80% en ventas; muchas no subsistirán.

La mayoría de las micro estiman que las ventas estarán entre un 61% a 80% menos que en 2019, las pequeñas y medianas empresas coinciden en que disminuirán entre un 40% a 60%, y las grandes empresas calculan que será por debajo del año pasado, entre un 20% y 40%.

El estudio describe que la situación de estas empresas ya venía complicada desde el año pasado, cuando tuvieron niveles de venta menores en relación a 2018.

Entre otras acciones, los empresarios están considerando liquidar activos, limitar el crédito a sus clientes, renegociar créditos, buscar otras fuentes de ingreso, usar sus ahorros o fondos personales, y dejar su local para trabajar desde casa.

Empresas esperan una disminución hasta de 80% en ventas; muchas no subsistirán

Todas las empresas requerirán capital de trabajo para operar, independientemente de su tamaño, igual que el subsidio para el pago de salarios a sus empleados y financiamiento, como principales maniobras para salir adelante.

A juzgar por los resultados de la consulta, el gran afectado parece ser el Estado, ya que además de jugar un rol protagónico y regente en las sugerencias de cada renglón, se verá significativamente afectado por la baja recolección de impuestos y de otros servicios para poder echar a andar la rueda el día después del Covid-19.

Si la crisis dura más de dos meses, las microempresas se verán obligadas a cerrar operaciones porque no cuentan con liquidez para sostener actividades,

Además, debe ejercer como proveedor de alimentos y vales para familias vulnerables durante los meses que dure la cuarentena, montos que están entre los 200 millones mensuales.

Empresas esperan una disminución hasta de 80% en ventas; muchas no subsistirán

El rol del Gobierno en esta crisis es más que trascendente; tras que no recibirá ingresos como lo presupuestado, tendrá que hacer sacrificios adicionales para oxigenar la situación económica por la que atraviesa la mayor parte de las empresas.

Se verá en la necesidad de prescindir de impuestos en todos los segmentos económicos hasta por tres meses después del fin de la cuarentena, debido a la falta de liquidez de las empresas; se registrarán tasas de desempleo inéditas que podrían superar el 20% y, como consecuencia, se prevé un aumento en los índices de criminalidad, por lo que el rol social y de seguridad se verá exacerbado con el componente de que cuenta con un presupuesto sumamente limitado y sacrificado.

Aunado a esto, la crisis incrementará los índices de pobreza y la informalidad. Este panorama obligará al Gobierno a hacer alianzas con entidades crediticias que puedan aliviar la situación de las empresas, ávidas de recursos para reactivar sus actividades.

La buena noticia es que el Ministerio de Economía y Finanzas se está anticipando a este momento con un plan económico de reactivación en el que trabajan profesionales del ramo, no solo de la entidad, sino externos e internacionales, para dar los lineamientos a seguir en este complicado panorama. Se cuenta con más de 100 medidas que surgen de una lluvia de ideas a implementar que aún pasan por la valoración de los especialistas y el jefe de la cartera.

El estudio describe que la situación de estas empresas ya venía complicada desde el año pasado, cuando tuvieron niveles de venta menores en relación a 2018. En todos los ramos empresariales suponen una disminución significativa para el presente año, aunque varían los niveles.

Empresas esperan una disminución hasta de 80% en ventas; muchas no subsistirán

En cuanto a las medidas acatadas, las microempresas han optado por suspender los contratos de sus trabajadores al igual que las pequeñas empresas que adelantaron el pago de vacaciones. Las medianas realizaron pagos de vacaciones vencidas e implementaron el teletrabajo, como primeras opciones ante la crisis.

En caso de que la situación demore dos o más meses, las microempresas recurrirán a suspender operaciones en forma definitiva. La pequeña piensa reducir el personal, salarios, y también cerrará sus puertas. En cambio, la mediana prevé reducir el personal y salarios para paliar la crisis.

Empresas esperan una disminución hasta de 80% en ventas; muchas no subsistirán

Desafíos

Mientras menor es el tamaño, así será la capacidad de resistir. Muchas empresas cuentan con recursos propios para mantener solvencia durante un mes o menos, esto corresponde al 64% de las microempresas; el 47% de las pequeñas, el 30% de las medianas y el 20% de las grandes. Resistirán por tres o más meses el 16% de las micro, el 24% de las pequeñas, el 36% de las medianas y el 60% de las grandes.

Hay varios desafíos; uno de los más grandes es asegurar la liquidez sin importar el tamaño de la empresa. Para la micro, pequeña y mediana le sigue el riesgo de no poder calificar para un financiamiento bancario. En el caso de la grande, es no contar con asesoría fiscal y tributaria.

Empresas esperan una disminución hasta de 80% en ventas; muchas no subsistirán

Rol del Ejecutivo

Los ejecutivos estiman que el Gobierno puede ser más efectivo en financiar el capital de trabajo y establecer mecanismos de protección a sus acreedores o proveedores.

También podría concretar trámites en curso, por ejemplo, permisos de construcción, aprobación de planos, inscripciones en el Registro Público, pago de cuentas, procesar escrituras detenidas, permisos sanitarios, titulación y aprobación de planos en la Autoridad Nacional de Tierras, y aprobación de diseños curriculares en las universidades públicas para tener mayor oferta de productos.

Empresas esperan una disminución hasta de 80% en ventas; muchas no subsistirán

En cuanto a asistencia técnica, consideran buscar asesoría en mercadeo, finanzas y estrategias, desarrollo de nuevos productos, tecnología de venta por medios digitales, teletrabajo y automatización de procesos, implementación de normas de calidad y ventas al Estado.

La consulta efectuada a empresarios se realizó entre el 1 y el 12 de abril, en 10 provincias del país, que corresponden en un 70% a personas jurídicas. De ellas, el 34% tiene 15 o mas años de operación; el 21%, entre 10 y 15 años; el 16%, de l5 a 10 años, y el 18%, de 2 a 5 años, mientras que el 10% tiene menos de 2 años.

Empresas esperan una disminución hasta de 80% en ventas; muchas no subsistirán

De estas empresas, un 49% alquila un local, el 28% tiene local propio y el 16% opera desde su residencia. Además, el 66% no pertenece a ningún gremio empresarial.

Según cada actividad económica se sugieren iniciativas para echar a andar la rueda el día D, que se refleja en los cuadros de ilustración.