Temas Especiales

11 de Jul de 2020

Economía

Croacia intenta salvar su temporada turística como destino libre de COVID-19

En un primer paso, el Gobierno pretende abrir a finales de mayo sus fronteras para los viajeros de la vecina Eslovenia y salvar este verano un 30 % de su habitual facturación turística

Croacia
El turismo da trabajo en Croacia abarca un 10 % de todos los empleados, que generan en ese sector un estimado 20 % del PIB  de forma directa e indirecta.EFE

Croacia, uno de los países europeos con menos incidencia del coronavirus, trata de reactivar su sector turístico con acuerdos bilaterales con países como Eslovenia y la República Checa para atraer viajeros europeos y salvar así al menos en parte la temporada de verano. 

En un primer paso, el Gobierno conservador croata pretende abrir a finales de mayo sus fronteras para los viajeros de la vecina Eslovenia, donde unos 110.000 ciudadanos poseen viviendas en zonas turísticas en Croacia. 

El país balcánico, con 1.777 kilómetros de costa en el Mar Adriático, es uno de los menos afectados por la COVID-19 en Europa, con unos 2.000 casos confirmados y hasta ahora 67 fallecidos. 

Promesa de protección sanitaria  

El ministro croata de Turismo, Gari Cappelli, se reunió esta semana en Zagreb con el ministro de Economía esloveno, Zdravko Pocivalsek, y destacó que su país asegurará a los turistas "los más altos niveles de protección sanitaria". 

El gobierno ha establecido contactos similares con los ejecutivos de Alemania, Austria, Hungría y la República Checa, desde donde millones de personas viajan cada año a la costa e islas croatas para pasar sus vacaciones de verano. 

El propio primer ministro, el conservador Andrej Plenkovic, también habló la semana pasada con varios homólogos europeos, como los de Alemania, Austria, Eslovenia y Hungría, para analizar la posibilidad de reactivar las visitas turísticas en verano. 

Ventaja frente  a competidores 

El ejecutivo croata, que preside este semestre la Unión Europea (UE), pretende aprovechar una supuesta ventaja sanitaria frente a otros destinos turísticos tradicionales, sobre todo España e Italia, los países europeos más afectados por la pandemia. 

"Croacia tiene una gran ventaja respecto a sus rivales como Grecia, España, Turquía, y especialmente Italia", como país poco afectado por la pandemia y al que se llega fácilmente en coche, dijo el director de la Asociación Croata de Turismo, Veljko Ostojic.

"Por eso, todos deben prepararse ya de alguna forma para la posibilidad de que lleguen turistas", aseguro el representante del sector turístico croata al diario Jutarnji List. 

Sin contagios en  Istria 

Por ejemplo, la península de Istria, al noreste del país, muy popular entre los turísticas alemanes, eslovenos y austriacos, ha logrado frenar por completo la epidemia. Por eso, las autoridades locales preparan la reapertura de la industria turística local ya para el mes de mayo. 

El problema es, sin embargo, cómo llegar a Croacia en medio del cierre generalizado de fronteras entre los países de la Unión Europea (UE). 

Corredores aéreos y terrestres 

En la República Checa, las agencias de viajes han propuesto crear un "corredores" aéreos y terrestres para trasladar a turistas checos a Croacia, siempre con documentación que confirme que no están infectados con el coronavirus. 

Tras conocerse esta idea, las autoridades croatas propusieron incluir también a austriacos y húngaros en esos corredores. Actualmente las fronteras croatas están cerradas hasta el 18 de mayo, con algunas excepciones. Cualquier personas que entra al país balcánico debe permanecer 14 días en cuarentena doméstica obligatoria, una condición imposible de cumplir para los turistas. 

Motor de la economía 

El turismo da trabajo en Croacia a un 10 % de todos los empleados, que generan en ese sector un estimado 20 % del producto interior bruto (PIB) de país de forma directa e indirecta. 

El año pasado, el país balcánico registró 21 millones de turistas extranjeros, un número récord, gracias a los cuales el país, uno de los más pobres de la UE, ingresó unos $10,500 millones de euros. 

En caso de poder establecer acuerdos bilaterales con algunos países, el gobierno croata espera salvar este verano un 30 % de su habitual facturación turística.