Temas Especiales

11 de Jul de 2020

Economía

Ernesto Orillac: 'La reactivación es un tema de preparación, resistencia, y no de velocidad'

Para el presidente de la Cámara de Turismo, la reactivación del sector precisa de preparación y estrategia, destacando que nuestra marca país está delimitada en la historia de un territorio que ha 'cambiado al mundo como un puente natural'

Ernesto Orillac, presidente de la Cámara de Turismo (Camtur), está convencido de que los esfuerzos del sector requieren canalizar acciones estratégicas hacia la plataforma internacional, que "debe estar reactivándose en los próximos meses", con mejores números a fin de año. Una conjetura cercana a la realidad, cuando en la escena aún se batalla contra los estragos del Covid-19. Durante una entrevista con La Estrella de Panamá, el ejecutivo apuntó que el país debe convertirse en un producto responsable de turismo sostenible, enfocado en mantener la conectividad, y con una mancuerna en la que se involucren diferentes actores, será posible vencer ante la emergencia. “Tenemos que reinventarnos y buscar todas las opciones que están en la mesa”, reflexionó.

Ernesto Orillac, presidente de Camtur.Cortesía

Tras ser elegido para el cargo en 2019, indicó que uno de sus propósitos es lograr la unificación del gremio para recuperar el ritmo que la industria turística ha perdido. ¿Cuál era la hoja de ruta antes del Covid-19?

Ya estábamos trabajando en comisiones puntuales para abordar varios tópicos, entre ellos las capacitaciones y certificaciones, temas que tenían que ver con la promoción internacional, la reactivación del plan maestro, la nueva ley de turismo, el segmento de turismo de congresos y reuniones, la reactivación del turismo interno, eran algunos temas que estábamos adelantando en las diferentes mesas que tenemos funcionando. Esa era básicamente la reactivación de la industria, estábamos y estamos trabajando muy de cerca con la Autoridad de Turismo y con el Fondo de Promoción buscando las formas de posicionar a Panamá. Se venía trabajando bien y se veía un plan bastante establecido hasta que vino, esto que obviamente ha cambiado todo.

¿Cuáles son los elementos de mayor fuerza en nuestra marca país?

Panamá es un multiproducto. Es un país con mucha diversidad y tiene esa ventaja, pero al mismo tiempo una debilidad para una marca turística porque tiene una gran diversidad de productos y servicios. El país debe convertirse en un producto responsable de turismo sostenible, enfocado en tener la conectividad que es lo fundamental. Tenemos una gran infraestructura y un producto diverso. La historia de Panamá, en cuanto al territorio, cambia al mundo como un puente natural; una cosa es la marca país y otra la marca turística, y ambas deben sincronizarse para trabajar en una sola línea.

Ahora que menciona la conectividad, las aerolíneas se han visto sofocadas con pérdidas millonarias. Copa Holdings comentó recientemente a nuestro medio que la decisión del empresario Warren Buffet, de vender todas sus acciones de aerolíneas estadounidenses es un ejemplo de las difíciles perspectivas para este sector.

Sí, definitivamente serán tiempos complicados. Creo que Copa tendrá que empezar una operación con alrededor del 15% de su capacidad; pero lo importante es realmente la confianza que tengan los pasajeros para reactivarse nuevamente y empezar a volar; ese es el mensaje número uno que tiene que dar Copa y el hub. Esta es una crisis que nos ha golpeado muy duro y al mismo tiempo cambia todos los días. Al final, se trata de un mix entre confianza y seguridad. También es nuestra oportunidad para trabajar y organizarnos como un país que tiene las mejores certificaciones de biosanidad y seguridad; hacer sentir al pasajero que Panamá hace las cosas bien, de modo que se sienta seguro de volar. Por otra parte, Copa es una aerolínea muy organizada que ha sido ejemplo por muchísimos años, que ha venido siendo rentable, que tiene un equipo extraordinario, y si alguien tiene la oportunidad de salir adelante y consolidarse, definitivamente es Copa. Somos un país de servicios y el hub de Copa va más allá del turismo, tiene que ver con todo lo que tiene Panamá en materia de logística, las empresas SEM, el Canal, la Zona Libre de Colón, de manera que debemos apoyar a Copa y seguir creciendo junto con ellos.

“También es nuestra oportunidad para trabajar y organizarnos como un país que tiene las mejores certificaciones de biosanidad y seguridad; hacer sentir al pasajero que Panamá hace las cosas bien, de modo que se sienta seguro de volar”.

Aeroméxico también dio a conocer que retomará sus operaciones el 16 de mayo, pero no habrá reapertura de la ruta hacia Panamá, una plaza con la que conectaba desde 2015.

Esa decisión se había tomado desde hace bastante tiempo y no viene por el Covid-19. Definitivamente es importante tener a todas las aerolíneas y trabajar con ellas. Panamá también tiene la opción de desarrollar otros aeropuertos y la oportunidad de mirar las terminales aéreas regionales, conectar Costa Rica a través de David, desarrollar las playas en Río Hato y el aeropuerto de Howard. Pese a la crisis, hay muchas oportunidades de crecimiento.

Usted ha sido incisivo en plantear que la apertura del turismo interno debe ser el primer paso y punto focal para reactivar el sector, ¿cómo lograrlo?

Estamos orientados hacia ello. La gente querrá salir y tener opciones para vacacionar; obviamente el interior tiene muchos productos para hacerlo; a través de un mix de buenas ofertas e incentivos que también hemos estado conversando y podemos trabajar desde el Estado, se puede promover el turismo interno. Debemos entender que vivimos del turismo internacional; Panamá no es un país continental con 40 millones de habitantes que pueda vivir del turismo interno; si bien podemos reactivarlo, nuestra proyección debe desarrollarse en base al turismo internacional, que debe estar reactivándose en los próximos meses y que probablemente a fin de año comience a dar mejores números, y en 2021, debe tomar fuerza sin desestimar el turismo interno. Para mover la plaza de los servicios turísticos en Panamá, se requiere el turismo internacional.

Desde 2015 a la actualidad, la entrada de visitantes a Panamá ha disminuido en un 3% anual, provocando la pérdida de competitividad con otros destinos, ¿cuáles son nuestros mayores competidores? Hay vecinos importantes como Costa Rica, Colombia y República Dominicana.

Al final, todos competimos por atraer al visitante. Definitivamente te diría que nuestra competencia está en esos vecinos, por el turismo de aventura, que es precisamente lo que debemos buscar, un turismo de descubrimiento. Cancún, Quintana Roo, el Caribe dominicano y probablemente Costa Rica –debe serlo Panamá– están considerados como parte del turismo local de los estadounidenses por la cercanía; ahí debemos enfocarnos, al proyectarnos como un destino seguro con todas las estructuras. Si bien hay un tema de recesión en Estados Unidos, también hay un mercado y un segmento al que podemos llegar y que buscará destinos como Panamá. También vienen unos repuntes económicos importantes y debemos prepararnos para sacarles ventaja; tenemos que planificarnos en todos los sentidos, con planes bien desarrollados, para estar en la mente de ese consumidor. La gente sí está interesada en viajar; tenemos que reinventarnos y buscar todas las opciones que están en la mesa, para la reactivación; este es un tema de preparación, resistencia, y no de velocidad. El Estado debe cuidar y mantener esta industria porque es la que traerá dinero fresco.

Precisamente este jueves, la Asociación Panameña de Hoteles informaba a sus agremiados que solicitó a las autoridades las acciones necesarias, basadas en una hoja de ruta, para levantar al sector, ¿a qué conclusiones han llegado las conversaciones con el Ejecutivo?

Hay un proyecto de ley de parte de Apatel para el fomento de la inversión bancaria. Necesitamos el acceso a préstamos blandos para financiar nuestra operación y tener flujo de caja en estos tiempos tan complicados. Hay más 100 mil personas que dependen de esta industria. Tenemos que buscar la reactivación y la ayuda hacia el interior, para desarrollar la cadena de valor del turismo.

¿Cuál es el perfil del viajero que viene a nuestro país?

Originalmente era un turista perteneciente a los baby boomers en un 40% y luego seguían los millennials. Actualmente las personas que vienen, buscan destinos nuevos, que no estén llenos, que sean emergentes y tengan buenas prácticas, responsables y de sostenibilidad. También convergen el turismo de compras y aquellos que buscan la metrópolis, la aventura y la conservación de la naturaleza.

Hemos visto el fortalecimiento de la conectividad aérea hacia Europa y Asia, ¿cuál será el escenario postCovid-19?

Las aerolíneas europeas no regresarán inmediatamente, pero tenemos la semilla de la infraestructura a través del nuevo aeropuerto. Esas líneas europeas son muy importantes y la negociación se hace a través de la conectividad. Tenemos la oportunidad de hacer las cosas incluso mejor, y debemos entender que Panamá es un país abierto internacionalmente y debe mantenerse abierto al mundo; ese es nuestro eslogan, vivimos de la inversión extranjera, obviamente con todas las reglas y protocolos que tenemos que seguir. Tenemos que estar listos y seguir apostando por esta industria.