Temas Especiales

22 de Ene de 2022

Economía

Tras la reapertura, unos 50 mil trabajadores podrían volver a sus labores

A los más de 40 mil contratos reactivados la semana pasada, hasta la fecha podrían haber un total de 91 mil. Otros 200 mil, aún paralizados: Conep

Tras la reactivación de las actividades económicas dadas en las últimas dos semanas, unos 90 mil trabajadores podrían haber retornado a sus labores y más de 200 mil todavía podrían estar paralizados.

Este lunes inició la reapertura, incluyendo varios proyectos de construcción.Aris Martínez | La Estrella de Panamá

Con la reapertura de este lunes de servicios administrativos, bienes raíces y comercio al por menor, entre otros, se calcula que unos 50 mil contratos serían reactivados, estimó Julio De La Lastra, presidente del Consejo Nacional de la Empresa Privada (Conep).

Precisó que solo en las actividades de servicios administrativos, bienes raíces, comercio al por menor, entre otras, se suspendió un aproximado de 170 mil contratos de trabajo desde mediados de marzo, cuando se decretó la pandemia de covid-19.

De ese total, en esta fase “50 mil es lo que se estima conservadoramente van a reactivarse a partir de hoy (lunes 24 de agosto)”. Esto “posiblemente” significa “un tercio de la mano laboral” que estaba suspendida, señaló De La Lastra en el noticiario de TVN.

Sin embargo –añadió– aproximadamente 41 mil contratos que se reactivaron la semana pasada, de un parque de unos 292 mil suspendidos, “solo representa un 14%”.

Al hacer un recuento, con los más de 40 mil contratos reactivados que confirmó el Ministerio de Trabajo y Desarrollo Laboral (Mitradel) en el bloque de reapertura de la semana pasada, hasta la fecha unas 91 mil personas podrían haber vuelto a sus labores cotidianas y más de 200 mil seguirían paralizadas en sus hogares, de un total aproximado de 290 mil que fueron suspendidas.

De La Lastra no descarta que el número de contratos suspendidos registrados posiblemente llegue a los 300 mil como consecuencia de la crisis provocada por la pandemia. De acuerdo con la Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresa (Apede), las proyecciones actuales apuntan a un 25% de desempleo para el cierre de 2020, una “cifra que podría crecer si no actuamos con celeridad, con criterio, y de manera contundente”.

“Vamos en la dirección correcta, pero todavía falta mucho más por hacer”, apuntó. Como gremio, a los empresarios les “preocupa enormemente el descalabro económico, y que afecta ya no solamente a los que trabajan, o a los colaboradores, sino también a las empresas, y obviamente al Estado, en su función de recaudo de impuestos”.

Por su parte, el empresario y expresidente del Conep Severo Sousa advirtió de que si bien la reapertura de actividades económicas “es un paso hacia adelante y positivo, es posible que no tenga tanto impacto inicialmente en cuanto a reactivación”.

“Los negocios de esas actividades aún tendrán que evaluar si vale la pena abrir en las condiciones dadas, ya sea de forma parcial o total, o permanecer cerrados más tiempo o ya de forma definitiva”, aseguró.

Lo importante, añadió, sería que se siga analizando y agilizando la apertura de nuevas actividades periódicamente y a corto plazo, y no quedar nuevamente en una espera prolongada que solo aumenta la crisis económica, la cual aumenta la crisis social. El pasado martes 18 de agosto, el ministro de Salud anunció la reapertura de las oficinas de bienes raíces, avalúos y distribuidoras de venta al por mayor de productos no alimenticios.

Asimismo, comunicó la flexibilización de las medidas de movilidad en las provincias de Panamá y Panamá Oeste, eliminando la restricción de circulación por horas y según número de cédula, y se mantiene la movilidad en días específicos según el sexo.

El presidente del Conep calificó esta decisión como “un paso en la dirección correcta” y que, si bien esta reapertura ha sido gradual y se ha “acelerado” en las últimas dos o tres semanas, para el gremio empresarial también “es muy importante recuperar el estado financiero o económico”.

En ese sentido, De La Lastra recordó que la definición de salud bajo el concepto de la Organización Mundial de la Salud no es solamente la ausencia de enfermedades, sino también el tema presencial o existencia de la salud física, salud mental y salud social, “y eso incluye obviamente las finanzas del individuo”.

Señaló que como gremio tienen muchas expectativas, pero que el paso de reaperturas que se está dado esta semana va a ser como un “termómetro” para lo que va a venir en el futuro con relación a los rebrotes de la covid-19.

Por ello, los empresarios enfatizan que con estas reaperturas la conciencia ciudadana y la conciencia social de cada uno se está poniendo “a prueba”.

“Todos debemos cooperar o ser parte de la solución. Obviamente, no del problema, debemos ejercitar todas las medidas de bioseguridad que nos han dictado y repetido una y otra vez”, expresó.

Y agregó: “Estamos claros que aquí no hay nadie a quien se le pueda endilgar un tema de culpabilidad. Esto es una situación inédita, no existía, no existe un manual de operaciones. Todos los diferentes países han estimado diferentes estrategias, algunas buenas, algunas medianas y algunas no tan buenas”.

Respecto a los programas de acompañamiento para las pequeñas y medianas empresas (pymes), que ha anunciado el Gobierno Nacional, De La Lastra pidió más “celeridad”.

Precisó que, sobre todo, lo que reportan constantemente los integrantes de las pymes es que las condiciones para acceder a ciertos programas no son las más “claras” y “desafortunadamente” si el cumplimento en época normal ya se hacía complicado, en tiempos de pandemia se hace mucho más. Realmente las empresas no tienen la liquidez para afrontar estos compromisos, luego de cinco meses de cierre, aseguró.

“El mensaje es que estamos claros, agradecemos todas las medidas de rescate, pero paralelamente solicitamos respetuosamente que las mismas sean un poco más aterrizadas con nuestro entorno, con nuestra realidad y que podamos llevar este rescate que requieren urgentemente las empresas.

También se refirió a la postura de la Cámara de Comercio e Industrias de Panamá y el sector privado, expuesta la semana pasada, con relación las trabas “burocráticas” a las empresas.

“Esta apertura tiene que ser alejada de la maraña burocrática, la cual trae consigo actuaciones discrecionales que terminan generando arbitrariedades, y que lejos de facilitar la recuperación nacional ponen más cortapisas a la reactivación empresarial y por ende la reactivación laboral”, expresó la Cámara en un comunicado.

De La Lastra, por su lado, indicó que se necesita que se “descompliquen” todas las medidas, no implementar otras que sean “más burocráticas, que representen más gastos para las empresas y, sobre todo, que se evite y eliminen discrecionalidades”.

“El Estado lo ha hecho adecuadamente en base a una situación. Es muy fácil criticar todo lo que se hace… Este es un proyecto definitivamente de unión y reconstrucción nacional, donde todos debemos ser parte de la solución”, enfatizó.

En esta coyuntura, el empresario exhortó a los ciudadanos e inclusive al gobierno a que se unan para “empujar esta carreta y tratar de salir de este atolladero en el que estamos, lo más rápido y lo mejor librados posible, siempre respetando las medidas biosanitarias para lograr preservar vidas y evitar el colapso del sistema sanitario”.