Temas Especiales

25 de Sep de 2020

Economía

Pocos aspirantes han concluido el proceso de la Banca de Oportunidades

Hay un tema cultural que frena los programas de emprendedores; la gente se desanima con mucha frecuencia cuando se le exigen compromisos a la hora de otorgar estos préstamos, señaló Rómulo Escobar, de Ampyme

Tras un mes del lanzamiento de la Banca de Oportunidades, pocas son las empresas que han cumplido con los requisitos para acceder a los préstamos, explicó Rómulo Escobar, jefe de Proyectos Especiales de Autoridad de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa (Ampyme).

Las pymes enfentan la peor crisis económica, mientras que emplean al 70% de la fuerza laboral del país.Archivo | La Estrella de Panamá

De los 5 mil microempresarios, cantidad a la que se ha dirigido el programa con un fondo de $20 millones, “solo 100 personas han completado las exigencias requeridas para impulsar sus emprendimientos”, explicó el funcionario.

Escobar es optimista y no lo desaniman los números ac tuales. El funcionario espera que la cifra de los emprendedores y microempresarios que completen los requisitos crezca de manera exponencial durante el mes de septiembre.

A juicio de Escobar, habría enormes filas si fuera un fondo al que solo tendrías que acercarte para tener acceso. Pero como requiere de un compromiso de capacitación y elaboración de un plan de negocios, muchas personas se desaniman y no concluyen los propósitos.

“Nuestra capacitación de desarrollo empresarial ayuda al emprendedor a sostener su empresa por tres años e incluso hacerla crecer. Esa es la razón por la que los bancos asumieron el compromiso”, aseguró Escobar.

Los estudios han demostrado que un 70% de los emprendedores y microempresarios no superan los tres años de vida, por ende, los bancos acostumbran a prestar a las empresas con 4 años de estar operando, que cuenten con declaraciones de impuesto sobre la renta. Sin embargo, un 86% de las personas entrenadas por Ampyme sobrepasa ese periodo, por lo que el requisito se ha convertido en indispensable para acceder a los créditos bancarios.

Las capacitaciones se están realizando a través de las plataformas virtuales de la Fundación Ciudad del Saber por un tiempo de entre 30 y 40 horas. Y están dirigidas al crecimiento personal y empresarial de los participantes.

Enseñan a los emprendedores y microempresarios a tener y crear publicidad, fidelización del cliente y potenciar la marca, a ser competitivos en tiempos de crisis, entre otros.

Pese a estos números bajos de personas que han cumplido las formalidades, la convocatoria ha superado las expectativas, porque a la fecha se han inscrito 12 mil personas para recibir los cursos de capacitación de gestión empresarial y es lo que reafirma el optimismo de Escobar.

Estos 100 emprendedores de Banca de Oportunidades se suma a otro grupo que confirma el programa de microcrédito que desarrolla la Caja de Ahorros. A la fecha, en esta entidad financiera del Estado se han recibido 1,300 solicitudes por un monto estimado de $5.6 millones.

Mientras que el Banco Nacional aún no ha desembolsado préstamos para el programa gubernamental de Banca de Oportunidades, creado a raíz de la pandemia de la covid-19 para empresas que han sido afectadas por la recesión económica.

Escobar explicó que no a todos lo que pasan por la capacitación de Ampyme se les otorga el crédito bancario, porque es el banco el que decide.

Otorgar un préstamo a un emprendedor o microempresario es un capital de riesgo y conlleva altos intereses y plazos cortos para pagar; los bancos han asumido el compromiso siempre y cuando los beneficiarios hayan sido capacitados para su gestión empresarial.

La Banca de Oportunidades otorga préstamos de entre $2 mil y $5 mil, con intereses blandos y plazos de hasta 84 meses. El dinero del préstamo solo puede ser empleado para la compra de insumos. Los interesados deben ser panameños, con mayoría de edad, contar con un registro empresarial, capacitación de la Ampyme y un plan de negocios estructurado.

Burocracia

Rafael Quintero, microempresario y miembro de la Federación de Cámaras de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá (Fedecámaras), está convencido de que los trámites para acceder a los créditos son muy complejos y burocráticos. Por ejemplo, “te piden copia de los estados financieros auditados o declaración de impuesto de renta de los dos últimos años. ¡Qué microempresa tiene estados financieros auditados!”, comentó Quintero. También es cierto que muchos empresarios no han concluido las declaraciones de renta del año pasado por la pandemia.

Otro de los temas que comenta el microempresario es que existe segmentación de programas que impiden a todos tener acceso a ellos. Unos están dirigidos a jóvenes y otros a mujeres solamente.

Quintero aseguró que lo ideal es que el gobierno les inyecte fondos a los microempresarios, que es el área económica que genera el 70% de los empleos del país. En otros países a las microempresas se les está otorgando dinero no reembolsable, “lo que permitirá que cuando estas comiencen a operar, paguen el impuestos sobre la renta, ITBMS, y otras tasas impositivas”, dijo.

Según sus estimaciones, entre el 30% y 40% de las microempresas podrían cerrar, si no se les ofrece una solución viable para rescatarlas.