Temas Especiales

29 de Oct de 2020

Economía

Bajo consumo interno e incertidumbre mundial frenan reactivación de Panamá

El economista Rolando Gordon expresó que la economía no va arrancar si existe 200,000 contratos suspendidos, los préstamos sean lentos y la economía informal no se mueva 

Aeropuerto Internacional de Tocumen
El Aeropuerto Internacional de Tocumen aes un importante centro regional de conexiones del cual Panamá busca aprovechar para ractivar su economía  .Archivo | La Estrella de Panamá

Con el comercio abierto y reactivado el aeropuerto de Tocumen, un importante centro regional de conexiones, Panamá busca levantarse de la crisis a causa de siete meses de parálisis por la pandemia en medio de escollos como la baja demanda interna y la incertidumbre sobre la recuperación mundial.

Este país de 4,2 millones de habitantes, con una economía dependiente de los servicios, culminó el lunes un cronograma de reactivación iniciado en septiembre y desarrollado con reservas ante el temor de un rebrote de la covid-19.

El Gobierno ha destacado que ya suman más de 75,000 los contratos de trabajo reactivados -de los más 270,000 suspendidos a raíz del cierre de la economía en marzo- y destacó la importancia de la reapertura de Tocumen, "uno de los activos más importantes del Estado y uno de los mayores atractivos del país".

Pero las previsiones oficiales para este 2020 son catastróficas: un derrumbe del producto interno bruto (PIB) de 9 % (analistas lo elevan hasta más 13 %), un desempleo del 25 % y una informalidad del 55 %, tasas que antes de la crisis estaban en 7,1 % y 45 %, respectivamente.

Para el 2021 el crecimiento será del 4 %, según los cálculos del Gobierno de Laurentino Cortizo, que asumió el poder el julio de 2019 y desde entonces ha emitido $8,375 millones de deuda pública, de ella $5,075 millones tras el estallido de la pandemia.

Bajo consumo interno 

El arranque tras el cierre de la economía para frenar a la covid-19, que ha dejado más de 122,000 contagiados y más de 2,500 muertos, está siendo "lento, porque la demanda está débil ya que la gente no tiene dinero", dijo a EFE el economista Rolando Gordon.

"Mientras haya más de 200,000 trabajadores de la economía formal con contratos suspendidos, la economía informal no se mueva y los préstamos que se están dando a través del sistema bancario (para reactivar las empresas) vayan a paso de tortuga por las exigencias que hacen, la economía no va a arrancar", agregó el catedrático.

Este experto piensa, igual que muchos en Panamá, que la ayuda de $100 mensuales que entrega el Gobierno a los más afectados por la crisis es insuficiente y que esa es una de las causas de que no haya el circulante en la calle que impulse el consumo.

Créditos para la recuperación difíciles y caros  

El hecho de que los préstamos para la micro, pequeña y mediana empresa (Mipyme), que genera el 70 % de los empleos en Panamá, estén difíciles y caros es otro elemento que ralentiza la recuperación, dijo Gordon, algo en lo que coincidió el presidente del Sindicato de Industriales de Panamá (SIP), Aldo Mangravita.

"El Gobierno ha prometido ayuda y apoyo económico. ¿Dónde está? No solo es apertura, es la ayuda que nos deben a las empresas que hemos pasado el páramo de los cierres arbitrarios. Los requisitos para los créditos son exagerados. La pandemia económica que ha creado el Gobierno va a matar a las empresas", afirmó Mangravita a Efe.

Ante esta queja generalizada, el ministro de Comercio e Industria, Ramón Martínez, reiteró esta semana que el Gobierno ha destinado $150 millones para ayudar a las Mipyme, un dinero que debe distribuir la banca "como piedra angular en esta situación".

Pero hasta ahora la pandemia "la ha cargado la empresa privada y la industria nacional. El trabajador con contrato suspendido es de la empresa privada", recalcó Mangravita, que recordó que "todos los funcionarios públicos están trabajando", sin que haya habido ajuste de gastos ni reducción salarial de ningún cargo.

La incertidumbre de la economía internacional 

Pero más allá de una mejoría de la economía interna, que es muy pequeña, Panamá depende es del sector externo porque es un exportador de servicios, lo que agrega una carga de incertidumbre, afirmó Gordon.

El problema, explicó, "está en qué pasa con Estados Unidos, China, Suramérica, Asia, que usan el Canal de Panamá, el ferrocarril, toda la fibra óptica que tenemos, el sistema de aviación comercial. Si eso no sube a nivel internacional la economía tampoco va a subir, dependemos mucho de la economía internacional".

El Fondo Monetario Internacional (FMI) alertó este martes que la crisis derivada del nuevo coronavirus "está lejos de terminar", habló de una "cuesta incierta" para superarla, y reajustó a -4,4 % la caída global este 2020 y a 5,2 % de crecimiento para el 2021.